Tequila, la nueva forma de los narcos para lavar dinero

Desde el Cártel Jalisco Nueva Generación hasta el ex gobernador Tomás Yarrington han lavado sus millones de dólares de esta forma

El tequila no sólo es reconocido a internacionalmente por el perfeccionamiento en los procesos de destilación y almacenamiento que le han dado el nivel de bebida gourmet, sino que su producción ha sido infiltrada por los cárteles del narcotráfico.

publicidad
Publicidad

Desde el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) hasta el ex gobernador de Tamaulipas Tomás Yarrington Ruvalcaba han lavado sus millones de dólares en destilerías dedicadas principalmente a la producción de tequila blanco y reposado.

La marca Tequila Honor, cuya imagen fue la actriz Kate del Castillo, fue investigada por las autoridades para identificar si su producción había sido financiada con dinero del Cártel de Sinaloa, específicamente de su líder Joaquín El Chapo” Guzmán.

Según consta en las investigaciones realizadas por la Procuraduría General de la República (PGR), Guzmán Loera presuntamente tuvo en sus manos un ejemplar del destilado que le fue obsequiado por la misma Kate del Castillo el día que se conocieron.

Tequila Honor LLC informó posteriormente que el producto había sido “exclusivamente financiado por sus fundadores, un grupo de expertos en desarrollo de marca”, quienes eran encabezados por René Valdez, director ejecutivo de la compañía.

En México la producción del tequila tiene más de 100 años de antigüedad, sólo cinco estados de la República tienen denominación de origen que les permite sembrar agave azul tequilana Weber, planta de la que deriva el tequila, para producir el destilado.

Se trata de Nayarit, Jalisco, Michoacán, Guanajuato y Tamaulipas; cuatro de ellos tienen fuerte presencia de cárteles como el Cártel Jalisco Nueva Generación, el Cártel de Sinaloa, el Cártel del Golfo, el Cártel del Pacífico, la Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios y Los Zetas.

Es por ello que en los últimos años una de las industrias que llamó la atención de los cárteles fue la tequilera, puesto que se requiere tener terrenos de extensas superficies para el cultivo del agave azul e incluso invertir en máquinas para destilar, por lo menos una vez el aguamiel, para celebrar convenio con el Consejo Regulador del Tequila y entrar al negocio.

El negocio no solamente implica la producción del destilado, sino también el aprovechamiento total de la planta, puesto que sus hojas se aprovechan para fabricar telas, ixtle, techumbres; el mosto, corazón del agave del que se extrae el aguamiel, también se comercializa como dulce; con la miel de agave se han fabricado productos bajos en azúcares para pacientes con diabetes, entre otros.

Tequilas como Onze Black, vinculado con el Cártel Jalisco Nueva Generación, y Honor, de Kate del Castillo, solamente se comercializan en Estados Unidos, lo que facilita el blanqueo de dinero sin que las autoridades mexicanas puedan hacer mucho al respecto porque si la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) no puede detectar actividades financieras irregulares, no puede denunciar ante la Procuraduría General de la República.

Publicidad