Tu vagina también se deshidrata y estas son las consecuencias

Cuando tu cuerpo está bien hidratado, esto se refleja en tu piel, en tu aliento y hasta en tu energía.

Pero tomar agua diario, aunque suena como algo súper sencillo, suele ser un verdadero problema para algunas de nosotros.

publicidad
Publicidad

Así que si necesitabas un poco más de motivación para hacerlo, te tenemos la noticia de que si tú estás deshidratada, tu vagina también.

De acuerdo con la doctora Sherry A. Ross, experta en salud de la mujer, “la piel de la vagina es susceptible a secarse si no cuidas de ella adecuadamente”.

Lo que sucede es que cuando tu cuerpo no está hidratado, es más probable que la piel de la vagina, incluidos los labios mayores y los labios menores, esté seca. Lo mismo aplica para el interior de la vagina: si está bebiendo suficiente agua, entonces debe estar bien lubricada.

Si crees que resequedad es la única consecuencia que una vagina deshidratada conlleva, piénsalo dos veces.

El interior de la vagina normalmente es ácido y es perfecto para los organismos protectores que viven allí, aclara la doctora Ross. Cualquier cosa que interrumpa este delicado equilibrio, como la falta de agua, podría ocasionar problemas como una infección, sequedad, comezón o ardor y hasta dolor.

Por otra parte, no solo podría comenzar una infección vaginal, sino que si ya tienes una, podría exacerbarla.

“Las infecciones por levaduras y bacterias ocurren cuando hay una alteración en el equilibrio del pH normal, causado por la piel deshidratada dentro y alrededor del interior de la vagina”, explica.

Claro que la salud de tu vagina depende de muchos otros factores, como tu dieta, tus hábitos sexuales o tu higiene, pero tomar la cantidad de agua que tu cuerpo necesita día con día definitivamente la mejora.

 

6 formas de mantener tu vagina feliz

Uno puede pensar que ya sabe todo sobre sus partes íntimas, pero nuestra vulva aún tiene mucho que enseñarnos.

Aún existen por ahí muchos conceptos errados y muy comunes, pero si de verdad quieres mantener todo feliz ahí abajo, te dejamos estas recomendaciones:

Usa condón

YA sabemos que son el anticonceptivo óptimo no solo para evitar embarazos sino porque también protegen de enfermedades de transmisión sexual, pero escucha este otro dato: un estudio encontró que usarlos te ayuda a conservar tu pH equilibrado.

Ejercítalo

Hacer ejercicios de Kegel es crucial para fortalecer los músculos del piso pélvico, que son clave para producir orgasmos más fuertes y alucinantes, sin mencionar el control de la vejiga.

Así que cada vez que te ejercites en el gimnasio, no olvides tu parte más importante: la vagina, tu recompensa incluirá mejores orgasmos.

Come yogur griego

Comer un yogur con bacilos ayuda a aumentar las bacterias buenas en tu vagina y, como sabes, eso es fantástico para prevenir problemas comunes y molestos, como las infecciones por hongos.

Solo ten cuidado de no estar comiendo el tipo súper azucarado, porque eso podría hacerte más susceptible a esas infecciones.

Lubrícate

A veces, cuando las cosas se están poniendo caliente, parece que el único lugar que no logra sincronizarse es tu vagina.

Sin embargo, eso es completamente normal, sobre todo si estás tomando antihistamínicos, antidepresivos o hasta pastillas hormonales anticonceptivas. Pero no es nada que no tenga solución, solo comunícate con tu pareja y usa lubricante.

Cuidado con el spinning o el soul cycle o síclo

Un lugar inesperado que podría poner en riesgo tu salud vaginal es el estudio de ciclismo.

Si vas frecuentemente a este tipo de clases, podrías estar en riesgo de entumecimiento genital, dolor y hormigueo (no en el buen sentido) mientras pedaleas.

Trata de usar pantalones acolchados para mantener tu vagina libre de dolor durante tu entrenamiento.

Cuidado con el orden del sexo

Pasar del sexo anal al sexo vaginal sin cambiar de condón o limpiando la zona previamente podría ser peligroso, pues expones a tu vagina a bacterias e infecciones.

Publicidad