Violador se enamora de su víctima y la contactó por WhatsApp

Un día como cualquier otro, Laura recibió un sorpresivo mensaje en su teléfono móvil, “No he dejado de pensar en ti ni un instante”.

Horas después le llegaría otro, “Haría lo que fuera por volverte a ver”, y no fue todo, apareció uno más, “Dame la oportunidad de tratarte… por favor no me lo niegues”.

publicidad
Publicidad

Para cualquiera esto parecería que quien se los envió es solo un pretendiente, pero no, la verdad es mucho más macabra.

Resulta que estos mensajes se los envió un hombre que la había violado hace unos meses.

Laura, de 15 años, fue violada en julio pasado, esto en una residencia de Santa Fe, según consta el expediente FDS/FDS-6-01/801/07-2017.

La adolescente viajó desde Villa Victoria, Estado de México, para trabajar como niñera a la Ciudad de México, ya que quería apoyar a su padre que había tenido un accidente que lo dejó imposibilitado temporalmente.

Pero para su mala suerte, todo fue parte de un engaño, ya que el hombre que se dijo ser el dueño de la casa resultó ser un supuesto chofer de los propietaros, el cual la violó mientras ellos no estaban.

Según consta en la investigación, luego de cometer el crimen, increíblemente, el presunto violador contactó vía WhatsApp a Laura unos días después, esto con el propósito de convencerla de que se vieran.

“Hola, cómo estás, nena, espero no molestar. Me gustaría saber si te puedo llamar. No he dejado de pensar en ti ni un instante. Haría lo que fuera por volverte a ver. Te pondría tus recargas mensualmente si tú me lo permites, con tal de tener comunicación contigo. Estoy a tu disposición, haría lo que sea que tú me pidas, espero no te molestes. Dame la oportunidad de tratarte, solo quiero una oportunidad, no me la niegues, te lo suplico”, se leía en algunos de los mensajes.

Laura no contestó ninguno de ellos y le avisó a su padre, el cual reportó lo sucedido a la Fiscalía de Delitos Sexuales de la Ciudad de México, pero de momento la investigación no ha avanzado mucho, ya que los agentes sólo cuentan con la descripción física del presunto violador, quien tiene una cicatriz en una mejilla.

Publicidad