X-23, la primera superheroína mexicana

Historia de una chilanga: La pequeña X-23 come Corn Flakes de Kellogg’s cuando ‘los chicos malos’ que la quieren aprehender aparecen en escena. Darne Keen Fernández, quien interpreta a la pequeña Wolverine, actúa normal hasta que, sin verlo de manera explícita, termina con la vida de los sujetos

Los universos cinematográficos sobre superhéroes de Marvel, DC y Fox han presentado múltiples personajes, sin embargo, han negado el protagonismo a mujeres y personajes latinos. Logan, la tercera parte de la trilogía de Wolverine, es la excepción.

publicidad
Publicidad

En un momento en que las relaciones políticas entre Estados Unidos y México se muestran tensas por las acciones del Presidente Donald Trump, Fox y Marvel hicieron una apuesta arriesgada: presentar a X-23, la hija de Logan, como un personaje de origen mexicano.

Laura (X-23) es violenta y mata a diestra y siniestra sin embargo, crea empatía con el público que, asombrado por sus piruetas y nivel de agresividad, no puede evitar sonreír.

Según el sociólogo Melchor López Hernández, la reacción del público es porque le gusta identificarse con los desarraigados, con los que pierden, con los que buscan venganza. Todo eso representa X-23, quien es perseguida por autoridades durante el filme.

Ante la sorpresa del público, la historia plantea que Laura, o X-23, nació en un laboratorio de la Ciudad de México.

La actriz de 12 años no habla durante la mayor parte de la cinta hasta que, sin previo aviso, suelta oraciones en español.

El actor australiano Hugh Jackman interpretó durante 17 años a Wolverine y, aunque más de la mitad de sus cintas fueron destrozadas por la crítica, él siempre salió avante. ¿Logrará hacerlo la actriz de origen español?

Jackman anunció que Logan sería la última vez que lo veríamos como Wolverine. Entonces la última escena de la cinta no sólo representa el final de esa película, sino el pase de la estafeta a Keen Fernández.

Publicidad