Zapata hace historia

En la categoría Diamante “B”, llevantose todos los trofeos

Zapata, de la categoría Diamante “B”, arrasó y se llevó todos los trofeos a sus vitrinas al culminar la temporada 2014-2015, José Luna Hernández “El Aguado” ganando el Trofeo de Campeón de Copa, esto el anterior domingo ante su similar Spauan, en la cancha “Roberto Zazueta”.

Publicidad

Una semana antes, Zapata había derrotado a Mololoa 2 a cero en la Final de Liga, y es, por ende, Campeón de Campeones, sin duda un buen equipo que tuvo con que llegar al máximo honor.

Fueron 20 minutos de forcejeo constante, Spauan estaba bien parado en el terreno de juego, si acaso careciendo en la ofensiva pero exigieron a la defensiva y al portero Chabelo Robles Arelis.

Cuando la esfera estaba en terreno spauano, Felipe Ayón quiso mandar uno de sus pases clásicos de larga distancia, Juan Carlos Navarrete le tapa el tiro y la filtra, Armando Ocegueda se mete veloz entre los defensas y la cruza hasta el otro lado, 1-0, así se irían al oasis.

En la segunda parte siguieron parejos en cuanto a la lucha se refiere, la defensiva de Zapata se aplicó bien en el marcaje por zonas, Velazco, Briones, Carrazco y Lizarrarás, la media con Calín Ocegueda, Toño Huízar y Juan Carlos Navarrete estaba funcionando.

Adelante, Armando Ocegueda, Rogelio Delgado e Isaac Tejeda trataban de hacer lo suyo, en determinado momento Zapata se quedó con 10 elementos ya que Calín acumuló dos amarillas, un poco después se dio la jugada que le aseguró la Copa a Zapata.

Un balón aparentemente perdido por la pintada de meta, fue recuperado con codicia por “El Fusilero” Armando Ocegueda, sin ángulo de tiro,- como se dice-, la tocó a la portería y se produjo el segundo gol.

Luego llegaron los cambios y Miguel Gradilla y Jorge entraron de refresco y contuvieron el ataque azul, sobre todo la marca a Ricardo “Cordovés” Ponce y a René Casas.

Excelente para Zapata esta temporada, y otra vez, una vez recibido el trofeo, fueron hacia el profesor Juan Becerra, jugador zapatista retirado por motivos de salud, y se tomaron con él la foto, había felicidad en el ambiente, esa que otorga ser Campeón.

¡Felicidades!, muy merecido y bien ganado, ahí, donde debe ser, dentro del campo.