5 datos curiosos sobre la infidelidad que posiblemente no conocías

Te presentamos 5 datos curiosos sobre la infidelidad que posiblemente no conocías

La infidelidad siempre ha estado presente en nuestras vidas, desde tiempos ancestrales. Algunos están a favor de ella, bajo el argumento de que el ser humano es polígamo por naturaleza, mientras que otros un poco más idealistas opinan que sólo se puede amar a una persona a la vez y que cuando realmente amas a una persona no puedes estar con nadie más.

Publicidad

Para los que están a favor de la infidelidad, la fidelidad sólo se trata de un contrato social o de algo que nos fue impuesto moralmente y no de algo natural al ser humano, mientras que para las personas fieles, la fidelidad es una muestra de compromiso hacia tu pareja. Lo que es cierto es que desde los tiempos más antiguos existían civilizaciones en la que estaba permitido tener distintas parejas y vivían con la libertad de tener más de un cónyuge sin tener conflictos o peleas, ni tener que dar ningún tipo de explicación por su comportamiento.

Sea cual sea la postura correcta respecto a este tema, si es que la hay, existen diversos estudios que tratan de explicar estos fenómenos.

A continuación te presentamos algunos datos curiosos sobre la infidelidad que posiblemente no conocías:

1.  De acuerdo con algunos estudios, las mujeres suelen ser más propensas a la infidelidad en su periodo pre-ovulatorio, debido a todos los cambios que ocurren en el cuerpo de la mujer durante esta época: sus voz se hace más fuerte, se sienten más atractivas, se visten con prendas más sensuales y más llamativas.

2. De acuerdo con una encuesta que realizó el sitio de citas extramaritales Victoria Milan a 4 mil de sus suscriptores, la mayoría de los infieles consideran mucho más atractivas a sus parejas que a aquellas personas con las que la engañan.

3. En algunos países africanos, las razones por las que las mujeres son infieles son el maltrato, la insatisfacción y el tamaño del pene excesivamente grande.

4. De acuerdo con Investigadores de la Universidad Binghamton, una persona puede estar genéticamente predispuesta a engañar, ya que detectaron que al menos la mitad de las personas con el gen DRD4, eran más proclives a la promiscuidad e infidelidad.

5. Las mujeres consideran que aquellos hombres con voz más grave son más proclives a engañar, según el periódico Personality and individual differences.