5 señales de que estás en una amistad tóxica

Esa amistad en lugar de apoyarte en los momentos difíciles no pierde la oportunidad de agredirte y ofenderte. Puedes estar frente a una amistad tóxica

Aveces nuestras amistades no son tan reales como pensamos y mas allá de ser un apoyo para nosotros en los momentos difíciles, algunas amistades pareciera que sólo están para hacernos ver el lado negativo de las cosas o para emitir comentarios negativos con respecto a nosotros. Si de alguna manera sientes que tus amistades no son reales y que en lugar de beneficiarte hacen todo lo posible para perjudicarte, podrías estar frente a una amistad tóxica. A continuación te presentamos algunas señales que pueden ayudarte a detectarla:

publicidad
Publicidad

1. Dice más cosas negativas que positivas

Casi todos los comentarios que emite son negativos, no sólo con respecto a ti, sino a otras personas. Todo el tiempo se está quejando y es muy raro que escuches de esa persona críticas constructivas. Todo lo contrario parece que todas sus críticas van encaminadas a hacerte sentir mal.

2. No te sientes apoyada, al contrario te sientes juzgada y agredida

Cuando le cuentas tus problemas o acerca de un momento difícil por el que estás atravesando, en lugar de recibir un buen consejo o apoyo de su parte lo único que recibes es un juicio hacia tu persona. No es una persona que esté dispuesta a escucharte, ni mucho menos a apoyarte en los momentos más difíciles.

3. Afecta tu autoestima negativamente

Su pasatiempo favorito es criticarte y remarcar tus errores. Es especialista en hacerte sentir mal e incluso ha llegado a bajar tu autoestima.

4. Compite todo el tiempo contigo

Continuamente escuchas comentarios en los que notas algo de celos o competitividad. No importa si no tiene sentido, si es algo personal tuyo, o de ella, pero hallará la manera de volver algunas conversaciones en competencias.

5. No tienen nada en común, ni siquiera recuerdas por qué son amigas

Te preguntas en qué momento comenzó su amistad o qué las unió, y no puedes recordar una respuesta que sea suficiente. Al contrario, no tienen nada que ver, ni nada en común.

Publicidad