¿A dónde se fue la inocencia?

Simples Deducciones

¿De quién o quiénes depende que un niño realmente lo sea?, que no se le distorsione la maravillosa etapa de la infancia, protocolos los hay, derechos legislados para su protección pero, en los últimos años sobretodo la inocencia infantil ha sido avasallada, a tal grado que leemos aquí y allá, que pequeños de jardín de niños hacen tocamientos sexuales, los encuentran besándose, en situaciones de adulto, como suelen decir los maestros a los padres de familia.

publicidad
Publicidad

Pero a ver, dónde comienza todo ello, ese adelanto de etapas de vida. Ahora es tan común ver en redes sociales a niñas de escasos 3 años de edad a quienes visten como sexys adolescentes, maquilladas, con zapatos de tacón, es más hasta el otro día vi que una pequeña de algunos 5 años la tenían en la estética en peinado y maquillaje para llevarla a una fiesta, quién la llevó, quién orienta a que se pierdan años de felicidad y desenfado infantil, los niños son eso, niños.

La gran carretera de la información, el internet, ha abierto la posibilidad constante que cualquier persona pueda acceder a imágenes y contenido que antes no era tan fácil de tener, en los niños se les sigue mostrando el modelo ideal de niñas-mujeres, desde el aspecto físico hasta el rol de ama de casa y a ellos, la cerveza y los clásicos futboleros con un rol de niños-hombres.

Yo recuerdo que en mi familia, a las niñas Dios guarde donde las encontraran maquilladas o “noviando”, antes de los 18 años, eran regañadas, pellizcos y hasta (golpes), esto último nunca lo justifiqué; a nosotros los varones no nos iba mejor, porque se nos decía que primero debíamos aprender a trabajar, “tenga aunque sea un cuarto primero, hágase hombre” y no era broma, así que pues nomas quedaba mirar de lejos a las muchachas.

Dónde quedaron aquellos juegos que unían a todo un barrio, los quemados, los encantados, la traes, las escondidas, los trompos, las canicas, el bote pateado y acabar sudados sentados en la banqueta, hasta que después de varios gritos de nuestros padres cada quien se fuera a su casa porque ya era hora de cenar; de esos juegos en muchos, quedaron huellas en el cuerpo, caídas, raspones y en casos graves, hasta fracturas.

Hoy, esos juegos ni en la tablet los conocen, se la pasan sentados viendo, chateando y en un mundo donde los papás no entran, porque ni siquiera conocen cómo se hace, pero lo peor, no hay tiempo, en muchos de los casos, los hijos parecieran haberse vuelto una carga, no una bendición.

Vemos a otros pequeños vagabundeando, parecen solos, pero no es así, a distancia los papás están vigilando, es más hay algunos que son tan abusivos que los rentan para que terceras personas los tomen como sus hijos y pidan caridad, otros los abandonan por completo y entre la omisión visual y un cierto grado de complicidad, esos niños dejan de jugar, para absorber responsabilidades impuestas por adultos.

Para nadie es desconocido lo que señala la Magistrada integrante de la Sala de Jurisdicción Mixta del Tribunal Superior de Justicia, Ana Isabel Velazco, ante la creciente demanda de divorcios, “Siguen los papás tomando a los niños como si fueran objeto de propiedad, de usar en contra de la otra pareja sin darse cuenta que a quienes afectan es al niño”. Entonces, reitero la pregunta, ¿quién provoca que los niños dejen de serlo?, ¿las circunstancias, la tecnología, nosotros los adultos?

Y en otro tema, mañana cientos de candidatos a alcaldías y diputados locales recorrerán Nayarit, en la equidad de género son 50 % mujeres y una proporción igual de hombres, la elección Centenario avanza y estamos a poco más de 30 días de conocer quiénes serán nuestras autoridades por los próximos 4 años. Los compromisos de campaña lloverán por todas las calles, elegir de manera responsable en las urnas es nuestra obligación el próximo 4 de junio.

Finalmente ayer domingo, la repentina muerte de la catedrática y compañera de medios de comunicación, Patricia Ramírez cimbró a amigos y compañeros, el sentido pésame para todos sus seres queridos; de la maestra Paty aprendí mucho en las aulas pero más allá de sus lecciones sobre reglas ortográficas o periodismo, su calidad humana fue lo que nos marcó a todos aquellos los que convivimos con ella. Mándame tus comentarios, dudas y sugerencias a mi Facebook Juan Félix Chávez Flores o a mi correo juanfechavez@gmail.com

Publicidad