Abner Mares y Leo Santa Cruz prometen un combate histórico

Los púgiles mexicanos que disputarán el título diamante pluma del CMB, vaticinan un pelito de alarido el sábado en el Staples Center de Los Ángeles

Los boxeadores Abner Mares y Leo Santa Cruz, quienes disputarán el título Diamante pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el máximo galardón que otorga el organismo, saben que ésta es una oportunidad en su carrera que no pueden dejar pasar.

Publicidad

Este jueves ambos contendientes se encontraron, previo a su función de este sábado, y ninguno ocultó sus intenciones de salir con la mano en alto pues el cetro es algo que han ganado leyendas de otras divisiones como Floyd Mayweather Jr., Manny Pacquiao, Sergio “Maravilla” Martínez y Bernard Hopkins.

Para el tapatío Abner Mares, encabezar una función es ya un triunfo en su carrera, por lo que ahora tiene que cerrar con broche de oro.

“En mi carrera he hecho lo que tenía que hacer, me doy cuenta de lo afortunado que soy ahora que me encuentro en estas instancias, a unas horas de una pelea que hará historia y voy por mucho más en el boxeo”, expresó.

Santa Cruz, de origen michoacano, aseguró que:

“Éstas son las peleas que los fanáticos quieren y yo les quiero dar lo que buscan, un gran espectáculo, estoy listo para protagonizar la que probablemente sea la pelea del año”.

El evento coestelar de la cartelera será otro choque entre noqueadores que protagonizan el clasificado mundial número uno Hugo “Cuatito” Ruiz y el tercer sembrado Julio “Pollito” Ceja, quienes se miden por el campeonato mundial supergallo del organismo verde y oro en la división de los 55.338 kg., en un choque que podría terminar antes de lo previsto, pues ambos poseen dinamita pura en los nudillos.

El “Cuatito”, originario de Los Mochis, no dudó en declarar: “Vamos a dejar calientito el ring para la pelea estelar, ésta es la oportunidad que había esperado mucho tiempo y no pienso desaprovecharla, tenemos el talento y la pegada para robarnos la noche”.

Por su parte, el “Pollito”, orgullo de Atizapán, confesó que será un duelo complicado, donde saldrá ganador quien cometa menos equivocaciones, “será una pelea que va a sacar chispas, vamos a hacer temblar el Staples Center”.

Más noticias

Toneladas de plástico asfixian a océanos

Acercarse a cualquier playa y ver bolsas flotando en la orilla, botellas vacías, envases de comida o desperdicios plásticos escatológicos es habitual en las costas. Muchas investigaciones han abordado este problema en los últimos años; sin embargo, hasta ahora se desconocía la cantidad de plástico que terminaba en los mares cada año.

Un grupo de investigadores liderado por la Universidad de Georgia (EU) ha evaluado los residuos de este tipo que vertieron al mar 192 países costeros de todo el mundo durante 2010.

Publicidad

Estudiamos la cantidad de plástico que entra en el océano, en contraste con investigaciones anteriores, que se basaron en observaciones oceánicas para saber lo que ya está flotando en el océano. Esto es equivalente a medir el agua que sale del grifo, en lugar de la que ya está en la bañera», declara a Sinc Kara Lavender Law, de la Asociación de Educación del Mar (SEA) y coautora del trabajo.

Sus cálculos estiman que durante el año 2010, los desperdicios plásticos de estos países costeros ascendieron a 275 millones de toneladas. De ellas, acabaron en el mar entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de plástico procedentes de las personas que viven a 50 kilómetros de la costa.

Para dar una idea de lo que esto supone, “ocho millones de toneladas es el equivalente a encontrar cinco bolsas desupermercado llenas de plástico cada 30 centímetros de costa en los 192 países examinados«, subraya Jenna Jambeck, autora principal del estudio e investigadora de la Universidad de Georgia.

Si los países costeros de la UE que se incluyen en la investigación se tomaran como uno solo, ocuparían la posición 18 en el ranking de regiones que más residuos generan en términos de cantidad.

Al igual que los EU, Europa tiene una robusta infraestructura de gestión para la captura y manejo de residuos sólidos, pero, dadas las tasas de generación por persona y el tamaño de la población costera, en estos lugares entra una gran cantidad de plástico en el océano», afirma Law.

Para saber la cantidad de plástico que llega al mar “partimos de un gran modelo de todas las fuentes de desechos marinos», explica Roland Geyer, otro de los coautores del estudio en la Universidad de California, que colaboró con Jambeck para hacer las estimaciones.

Hasta ahora, se evaluaba la cantidad de contaminación por plástico en el océano con barcos alejados de la costa, remolcando una red de plancton y contando cada pieza individual de plástico recogida. Una tarea muy tediosa y costosa”, apunta Law.

Los científicos comenzaron observando todos los residuos que entran en el océano desde tierra, mar y otras vías. Su objetivo era desarrollar modelos para cada una de estas fuentes. Después reunieron las estimaciones aproximadas y «con bastante rapidez surgió que los desechos mal gestionados y los desperdicios sólidos dispersos eran los que más contribuían”, añade. A partir de ahí, se centraron en los plásticos.

Veinte países acaparan el vertido plástico

Entre las fuentes de vertidos hay 20 países –entre ellos, China y EU– que son los que contribuyen en mayor medida a convertir los océanos en un basurero de plásticos.

El tamaño de la población del país, junto a la calidad de los sistemas que emplean para administrar desperdicios, determina en gran medida la cantidad de desechos que dicha región genera con el potencial de llegar a los océanos”, aseguran los autores.

La primera vez que los científicos informaron sobre la contaminación por plástico en los océanos fue a principios de 1970. En los 40 años posteriores no ha habido estimaciones rigurosas sobre la cantidad y el origen de los plásticos que se han hecho un hueco en el medio marino.

A esto hay que sumarle que la gestión de residuos no comenzó a desarrollar sus infraestructuras hasta mediados de los 70. Anteriormente, la basura era abandonada en vertederos no estructurados.

Es increíble lo lejos que hemos llegado en ingeniería ambiental, avanzando en sistemas de reciclaje y gestión de residuos para proteger la salud humana y el medio ambiente en un período relativamente corto de tiempo», subraya Kara. «Sin embargo –añade– estas protecciones, lamentablemente, no están disponibles por igual en todo el mundo».

Cómo calcular la suma total?

Pero saber cuánto plástico acaba en el océano es solo una parte del rompecabezas. A las millones de toneladas que entran cada año hay que sumarles las que investigadores de todo el mundo estiman que flotan ya en la superficie del océano –entre 6, 350 y 245, 000 toneladas–.

Este trabajo nos da una idea de lo mucho que nos falta por estudiar. Hay una gran cantidad de plástico que se asienta en el fondo del océano y en las playas de todo el mundo. En este momento estamos midiendo principalmente el que flota y solo en unos pocos lugares», dice Law.

Jambeck prevé que la entrada acumulada de residuos plásticos de los océanos alcanzará los 155 millones de toneladas en 2025. No se prevé llegar al ‘pico de residuos’ global antes de 2100, según los cálculos del Banco Mundial.

Según Law, «la necesidad más apremiante es capturar los residuos de plástico para evitar que penetren en el medioambiente. Esto significa invertir en infraestructuras, especialmente en los países con economías en rápido desarrollo. En los países con altos ingresos, donde las tasas de generación de residuos por habitante son muy altos, también tenemos la responsabilidad de reducir la cantidad que producimos».

Estamos siendo inundados por nuestros residuos. Pero nuestro estudio nos permite examinar también las estrategias de mitigación, como la mejora de la gestión global de los residuos sólidos y la reducción de plástico en el flujo de desechos. Las soluciones potenciales tendrán que coordinar los esfuerzos locales y globales”, concluye.

El equipo científico cree que una de las medidas que deben tomar las naciones radica en adoptar mejores estrategias administrativas, a fin de evitar que los plásticos desborden todos los pronósticos en los próximos años.