Acusan a la doctora del Chelsea de tener sexo con jugadores

La médico ha tenido relaciones sexuales con jugadores del equipo y ha calentado el ambiente luego de la polémica que se desató entre el entrenador del conjunto inglés, José Mourinho, y ella

Ruppert Patterson Ward, exnovio de la famosa doctora del Chelsea, Eva Carneiro, afirmó que la médico ha tenido relaciones sexuales con jugadores del equipo y ha calentado el ambiente luego de la polémica que se desató entre el entrenador del conjunto inglés, José Mourinho, y ella.

Publicidad

En declaraciones publicadas por un diario británico, Patterson afirma que la propia Carneiro le reveló estos incidentes. «Tenía sexo con futbolistas… es una ninfómana que ha arruinado mi vida», manifestó.

“Eva está obsesionada, hacíamos el amor cada día. Un día me lesioné en el hombro, me hizo tumbar en la cama y me dijo, guiñándome un ojo, que me curaría. Tuvimos relaciones salvaje. Y ella me confesó que se había liado con jugadores del Chelsea”, señaló.

La expareja sentimental de la doctora aseguró que es una mujer ambiciosa y le recriminaba constantemente por sus ingresos.

«Es una mujer muy sexual, que siempre consigue lo que se propone. Yo estaba loco por ella y hablamos hasta de formar una familia. Pero Eva me traicionó y me escupió…es clasista y ambiciosa, y no tiene escrúpulos. A mí me hacía sentir como un inútil por ganar menos de 45 mil euros al año», afirmó.

Por otro lado, confesó que a ella le gustó mucho el ambiente del fútbol, y que le encantaba ser popular entre los jugadores.

“Ella se enorgullecía de ser popular entre los futbolistas y le encanta ser el centro de atención”, añade Patterson sobre la doctora que ha sido separada del equipo por parte del portugués Mourinho.

Incluso, según el medio antes citado, el exnovio reveló que había un jugador en especial que la acosaba, sin llegar a revelar el nombre del mismo.

«Me contaba que había un futbolista que la acosaba especialmente, pavoneándose desnudo en el vestuario y asegurándose de que viera sus atributos. Después de un partido la llamó a su cuarto de hotel y cuando abrió la puerta no llevaba nada puesto”. indicó.

«A veces cuando estábamos sentados en el sofá viendo la tele por la noche, los jugadores la llamaban y le decían que tenían la pierna dolida o problemas musculares. Ella se iba al las 9 ó 10 de la noche y no volvía hasta la mañana. Tuve que aceptar la idea de que estaba haciendo friegas especiales”, finalizó Ruperts.