Adecuado manejo de la deuda estatal

Crónicas Políticas

Al inicio de esta administración estatal, el gobierno anterior en una de esas jugarretas perversas, declaró un monto de la deuda pública que heredaba y ocultó varias cifras, de deuda contingente y de corto plazo, el escenario era inmanejable, con escasa capacidad de maniobra para el gobierno entrante, y, se le puso imaginación al caso.

Publicidad

Roberto Sandoval contrató a la prestigiada firma “Protego Asesores” para reordenar pasivos, habiéndolo logrado exitosamente con una nueva ingeniería financiera dentro del marco legal del federalismo fiscal que prevale en el país; la firma, la dirige Pedro Aspe, que tuvo en su despacho a Luis Videgaray como uno de sus miembros destacados.

La esencia del federalismo fiscal mexicano se plasma en el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal. La Federación y las entidades federativas y los municipios firmaron un convenio para la coordinación fiscal en el cual se limitan sus facultades tributarias de recaudación a cambio de obtener una parte de los ingresos fiscales federales.

Con los presidentes panistas, dotados de autonomía política, los gobernadores hicieron de los empréstitos de la banca privada y de la estatal, una práctica sin control, que elevó  desde hace unos quince años, sustantivamente su nivel de endeudamiento.

El pasado 30 de junio, la Secretaría de Hacienda dio a conocer el sistema de alertas sobre el grado de endeudamiento que tienen actualmente las entidades federativas en el país. Puesto que según la Ley de disciplina financiera, este sistema controla la posibilidad de que un estado aumente su deuda e imposibilitaría a un gobierno estatal contratar mayor financiamiento en 2018.

Nayarit, sale bien librado, quedando con un endeudamiento sostenible; son pues excelentes los términos de la calificación que la autoridad hacendaria hizo de nuestra entidad, al calificar a todas las entidades.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público realiza lo que denomina “la medición del Sistema de Alertas”,  con el cual clasifica el endeudamiento de todos los entes públicos locales que tienen financiamientos y obligaciones inscritos en el Registro de la Secretaría.

Cómo califican

La medición clasifica el nivel de endeudamiento de las entidades federativas en tres niveles: Endeudamiento Sostenible, Endeudamiento en Observación y Endeudamiento Elevado. La clasificación es relevante porque tiene efectos vinculantes para cada entidad federativa, al determinar el Techo de Financiamiento Neto al cual podrían acceder el próximo ejercicio fiscal (2018).

Si una entidad como la nuestra tiene un Endeudamiento Sostenible, podrá incurrir en un endeudamiento adicional máximo equivalente al 15% de sus ingresos de libre disposición; cuestión bonancible que le heredan al gobierno de los Toños.

Si se clasifica con un Endeudamiento en Observación, el límite de endeudamiento adicional máximo será de 5% sobre dichos ingresos. Finalmente, si la entidad cuenta con un Endeudamiento Elevado no podrá contratar financiamiento adicional en ausencia de un convenio de ajuste en sus finanzas públicas. En cualquier caso, el nivel de financiamiento observado será el aprobado por el Congreso local, sujeto a las restricciones mencionadas.

Para llegar a la clasificación del endeudamiento de cada entidad federativa, se parte de tres indicadores financieros establecidos en ley; en el caso de Nayarit, estos son sus resultados:

En el Indicador 1: Deuda Pública y Obligaciones como proporción de los Ingresos de Libre Disposición tiene 86.2%; con el Indicador 2: Servicio de la Deuda y de Obligaciones como proporción de los Ingresos de Libre Disposición, tiene 7.8%; Y con el Indicador 3: Obligaciones a Corto Plazo y Proveedores y Contratistas como proporción de los Ingresos Totales, le califican un 6.7%.

Los ingresos de libre disposición consideran los ingresos locales y las participaciones federales, restando la parte que transfieren a sus municipios.

Ahora que arrecian los ataques mediáticos en contra del gobernante que cierra de la mejor manera su sexenio, estos datos, que son evaluación sin tinte político, realizada por la autoridad hacendaria federal, son números fríos, deben ser considerados como la muestra real, tangible, del eficiente manejo de las finanzas que ha hecho Mario Pacheco y su equipo de trabajo; y desde hace unos meses, reforzado con la presencia de Orlando Jiménez.

La grave responsabilidad que tienen, dejar en orden, en blanco y negro el estado real de las finanzas y de los interiores de la administración pública, no puede ser disfrazada con falsos triufalismos o información sesgada; lo están haciendo de la mejor manera, muy distinto al cómo les entregaron; cuestión trascendente ante las inopinadas expresiones de los Toños, que a lo mejor se frotan las manos con fruición al conocer esta información, la mar de importante para el inicio de su gobierno.

Contacto.- cronicaslip@gmail.com