Alimentos que nunca debes recalentar

Algunos alimentos no deben recalentarse, ya que por su composición pueden llegar a ocasionar problemas digestivos e incluso intoxicación

Recalentar la comida es una práctica que comúnmente llevamos a cabo, ya sea porque en ocasiones no tenemos tiempo de cocinar todos los días, y nos vemos obligadas a cocinar un día a la semana y después recalentar los alimentos, o bien porque sobró comida del día anterior y no queremos desperdiciarla. Recalentar la comida es algo necesario y para ello el microondas es un gran aliado. Sin embargo, no es conveniente recalentar todos los alimentos, ya que por su composición algunos alimentos pueden llegar a ocasionar problemas digestivos e incluso intoxicación.

Publicidad

A continuación te presentamos 5 alimentos que de acuerdo con el portal imujer.com, jamás debes recalentar:

1. Apio, espinaca o remolacha

El calor puede provocar que los nitratos de estas verduras se transformen en tóxico, y liberar propiedades carcinógenas cuando son calentadas por segunda vez. Así que lo mejor es consumir el apio, la espinaca y la remolacha enseguida, o desecharlos.

2. Hongos

En general, los hongos se deben comer enseguida después de cocinados. Las proteínas pueden deteriorarse tan pronto como los cortas, y eso es una mala noticia para el abdomen.

3. Huevos

Recalentar huevos luego que fueron hervidos o revueltos puede ser tóxico, y puede causar estragos en tu sistema digestivo.

4. Papas

La papa es un alimento complicado, porque si dejas que se enfríe a temperatura ambiente en lugar de refrigerarla inmediatamente, las temperaturas cálidas pueden promover el crecimiento de botulismo, una rara bacteria.

El botulismo no se puede matar con un recalentamiento rápido en el microondas, así que es mejor refrigerar las papas inmediatamente para evitar problemas con el recalentamiento.

5. Arroz

Una vez más, la forma de guardarlo antes del recalentamiento puede traer a problemas. Porque el arroz crudo puede contener esporas de bacterias que pueden causar intoxicación alimentaria.

Cuando se cocina el arroz, las esporas pueden sobrevivir, y si el arroz se deja reposar a temperatura ambiente, las esporas se multiplican y pueden producir venenos que causan vómitos o diarrea.