Atlético La Mina recibe a La Cruz

Este sábado en partido de la Tercera División profesional

Este sábado el Atlético La Mina, recibirá a las 15:00 horas al conjunto sinaloense del Deportivo La Cruz, en partido correspondiente a la fecha 9 dentro del Grupo XI de la Tercera División profesional. El juego será en la cancha de la Unidad Deportiva Santa Teresita.

Publicidad

Este viernes la novena jornada inicia con el encuentro entre Leones Negros de la Universidad de Guadalajara ante Xalisco FC, juego programado para las 11:00 horas en las instalaciones de La Primavera.

A las 12:30 el FC Atlas se mide al Cocula FC, partido que se disputará en Atlas Chapalita en Zapopan, Jalisco. Mientras que en la cancha 1 de Morumbí, el equipo Buscando un Campeón recibe al Teca a las 4 de la tarde.

Para las 17:00 horas, los Tecos FC jugarán ante el Atotonilco, este juego será en la cancha Jorge Campos en las instalaciones de la Autónoma de Guadalajara. Para el sábado a las 11 de la mañana, los Gallos Viejos recibirán al Club Deportivo La Peñita, juego a celebrarse en el estadio del Sindicato de Telefonistas en Zapopan.

A las 14:00 horas en Sufacen Libramiento, la escuadra de Sufacen Tepic jugará ante el Deportivo Guadalajara. Mientras que el domingo a las 3 de la tarde, el Colegio Albert Schweltzer se mide al Nacional en las cnachas de Maracaná, en Toluquilla, Jalisco.

Y a las 16:00 horas en el Deportivo Occidente en Guadalajara, los Lobos se medirán a Juventud Unida.

Más noticias

Rescate de mineros en Pasta de Conchos será costoso y tardará años

La búsqueda de los restos de 63 mineros atrapados en la mina de Pasta de Conchos, Coahuila, podría tardar años.

Defensores de Derechos Humanos involucrados en las reuniones con el gobierno federal, adelantan que el rescate anunciado por el presidente López Obrador será una obra compleja y completamente distinta a lo que se hizo en 2006, afirman que los trabajos serán muy costosos.

Publicidad

El 19 de febrero de 2006, una explosión sacudió la mina de carbón, Pasta de Conchos, en Nueva Rosita, Coahuila.

A 150 metros bajo tierra quedaron sepultados 63 trabajadores, se cree que estaban hasta el fondo de la mina, a más de kilómetro y medio del tiro o entrada principal.

Grupo México suspendió la búsqueda en abril de 2007 con el argumento de que los rescatistas estaban en riesgo por la acumulación de agua contaminada y de gas metano.

Autoridades consideraron que debido a la magnitud de la explosión era probable que sólo se encontraran cenizas.

Pero las familias afirman que la empresa decidió no gastar más y evitar que quedaran expuestas las deficiencias de seguridad.

“Avanzaron poco más de la mitad, queda sin explorar la mitad de la mina. Esto de que no hay cuerpos, que se desintegraron, se los decían a las a familias los primeros meses, es que ya no hay nada, hasta las hebillas se desintegraron”, agregó Cristina Auerbach, defensora de la Organización Familia Pasta de Conchos.

Raúl Villasaña Cantú llevaba 7 años trabajando en Pasta de Conchos, era el mayor de cuatro hermanos. Tenía 32 años y dejó tres hijos.

Para mí ha sido algo difícil pues porque un hijo es un hijo. Es una herida muy profunda, muy grande por no saber. Porque la empresa nunca nos informó qué había pasado”, dijo María Trinidad Cantú, madre de minero de Pasta de Conchos.

Durante un año, Trini no se movió de la entrada a la mina. Siempre estuvo acompañada de su esposo, ahora sigue sola, enviudó hace tres años.

“Se fue diciendo, ‘sigue adelante, échale ganas para que rescates a mi hijo y lo pongas conmigo’. Pero ha sido muy difícil continuar la vida”, señaló María Trinidad.

Hilda Aranda Gallegos es la viuda de Tomás Patlán. Su condición no le permitió ir de inmediato a la mina, además, no tenía con quien dejar a sus hijas de 9 y 4 años.

“Yo estaba embarazada, tenía dos meses de embarazo. Él decía ahora sí vamos a tener un niño, sin embargo, él ya no supo qué iba a ser niño”, narró Hilda.

Trece años después no tiene claro qué ocurrió.

“Nosotros pensamos que ellos quedaron vivos, que la empresa no quiso sacarlos. ¿Cómo sería su muerte?, ¿cómo los dejaron ahí? La empresa nos dijo que había mucho gas, que fue la explosión, que había quedado todo en cenizas”, explicó la viuda.

En 2006, Tania tenía 13 años. La mañana del 19 de febrero salió a comprar algo para desayunar. Así recuerda lo que le dijeron en la tienda.

“Explotó una mina allá por San Juan ¿En serio?, ¿dónde trabaja tu papá?, en Pasta, pues creo que fue ahí, en la mina ocho”, recordó Tania Muñoz Martínez, hija de minero de Pasta de Conchos.

No se equivocaron, su papá Jorge Bladimir Muñoz, quedó sepultado en Pasta de Conchos.

Trece años después del siniestro, con una queja en trámite catalogada como “admisible” ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, las familias se sentaron por primera vez con el Gobierno federal a hablar del posible rescate de los restos.

Los abogados que los acompañan adelantan detalles del proyecto encabezado por la Secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, dicen que no será de inmediato.

“Se tendrá en un proceso abierto que concursar o licitar la obra y eso llevará tiempo. Es un rescate complejo y lo es también porque las familias han sido muy claras en que de ninguna manera se consentiría que se expongan más vidas durante el rescate. Es real que hablamos de una temporalidad de años y no de meses”, afirmó Santiago Aguirre, director del Centro PRODH.

“No se está pensando un rescate como lo estuvo haciendo Grupo México. Estamos hablando de muchísimo dinero”, concluyó Cristina Auerbach, defensora de la Organización Familia Pasta de Conchos.

Trini, Hilda, Tania, Elvira y Gela están esperanzadas, no dudan en que podrán recuperar lo que les pertenece.

Gobierno Federal buscará restos en la mina Pasta de Conchos

A 13 años de la tragedia de Pasta de Conchos, en la región Nueva Rosita de Coahuila, México, la Organización de Familias de Pasta de Conchos logró que las autoridades mexicanas accedan a la recuperación de restos y evidencia de la mina colapsada que en 2006 provocó el deceso de 65 trabajadores mineros en la Región Carbonífera.

La OFPC informó que sostuvo una reunión en conjunto con el subsecretario de derechos humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, donde se acordó establecer la mesa de trabajo que trazará la ruta para estas labores.

“Alejandro se comprometió personal e institucionalmente a establecer la mesa que trazará la ruta para el rescate de los restos”, expresó Cristina Auerbach. La activista detalló que será esta mesa, conjunta con el centro PRODH, donde se desarrollará la propuesta logística, financiera y legal.

“No es un cheque en blanco, ni un acuerdo de confianza ciega. Esta es la condición que pusimos para buscar una solución amistosa y evitar que le llegue una sentencia al Estado Mexicano, pero el litigio continúa (ante la CIDH). Nosotros dijimos sí a la solución amistosa siempre y cuando se comprometan a recuperar los restos”, dijo la activista Cristina Auerbach.

El acuerdo se realizó frente a 15 de las 58 familias afectadas. “No es que vayan a llegar hoy a escarbar y listo, así no funciona. No hay experiencia en México de un caso como éste”, expresó.

Además, agregó que ya se prevé que Grupo México, operador de la mina colapsada, quiera intervenir para no perder su concesión; sin embargo, rechazar su participación en estas acciones es una de las condiciones, pues tendría conflicto de intereses.

Río de Colorado se tiñe de amarillo por derrame

El derrame comenzó cuando los trabajadores de la Agencia de Protección Ambiental intentaban drenar agua de una mina

Trabajadores de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos provocaron accidentalmente el derrame de unos tres millones de galones de desechos tóxicos de una vieja mina de oro en un río de Colorado, cuyas aguas se tornaron de color naranja.

El derrame comenzó el 5 de agosto, cuando los trabajadores de la EPA intentaban drenar agua de la mina, pero accidentalmente enviaron el agua tóxica a un cauce tributario del Río Animas.

La EPA había informado originalmente del derrame en el río de cerca de un millón de galones (3.8 millones de litros) de agua con metales pesados disueltos. Pero el domingo la agencia dijo que el derrame había sido de tres millones de galones.

El agua derramada contiene altos niveles de arsénico y otros metales, y aún no se tiene claro si el accidente supone riesgos para la salud humana y la vida acuática.