Ayón, una garantía en los momentos calientes

El Real Madrid quiere sellar a toda costa su pase a la Final Four de la Euroliga. El equipo blanco recuperó el factor cancha en Estambul ganando en la cancha del Darussafaka, uno de los territorios más complicados de toda la competición. Pablo Laso y sus pupilos respiraron con alivio el miércoles tras verse al borde del abismo después un inesperado resbalón en el segundo partido de la serie al mejor de cinco.

Si hay un nombre que escenifica a la perfección la regularidad y la fiabilidad en estos playoffs ese es Gustavo Ayón. El pívot mexicano se ha convertido en una auténtica pesadilla para el equipo dirigido por David Blatt. El ex técnico de LeBron James no sabe que hacer para detener la hemorragia defensiva que provoca el jugador de Nayarit.

Publicidad

Ayón saca músculo con unos números estratosféricos en los tres partidos que van de serie. Sus 16 puntos, 7 rebotes y 3 asistencias por partido dan dimensión de la importancia del jugador en el ataque en estático del Real Madrid. El mexicano siempre lee la mejor opción para su equipo tras jugar el bloqueo directo con su cómplice Llull. Su capacidad de entender el juego le permite entrar a canasta y anotar y también abrir el balón para encontrar al compañero abierto siendo letal en ambas facetas.

“Es el pívot ideal porque hace cuatro movimientos, pero siempre son eficaces e inteligentes. Su lectura del juego hace que además sea poco previsible”, resumen desde el Real Madrid. Ayón presenta en sus números en la presente eliminatoria dos datos que dejan a las claras su trascendencia: un 77,8% en tiros de campo y una mejora de 10 puntos de valoración de media respecto a la temporada regular.

En el Real Madrid están encantados con el rendimiento de un jugador por el que se tuvo que hacer un esfuerzo especial el pasado verano. Ahora se ven los réditos de lo que costó alcanzar aquel acuerdo con un Ayón jugando como el pívot más decisivo de Europa. En los momentos calientes, el mexicano nunca falla.