Bajo el puntaje

En el Estatal de Escaramuzas con boleto al Campeonato Nacional

Pese a que ponen el máximo esfuerzo, esta vez las puntuaciones no han sido las esperadas en las últimas dos jornadas del Segundo Campeonato Estatal Jalisco de Escaramuzas y pese a todo, Alteñitas de Guadalajara “B” fueron las únicas que pasaron la barrera de los 300 puntos.

publicidad
Publicidad

Pese a las amenazas de lluvia, días nublados y poco sol, pero lo cierto es que las puntuaciones altas que se dieron en el primer selectivo, ahora han venido a menos. Cómo sea, los equipos ponen el extra en este segundo selectivo, en el Rancho Santa María de Tlajomulco de Zúñiga, donde este domingo culmina la fiesta rumbo al Nacional.

Por ahora, Alteñitas de Guadalajara lleva el 1-2 del Estatal con 319 y 314, respectivamente, por 303 del sorprendente Rancho San Miguel. Quedan aun alrededor de 20 elencos por eliminarse y en el que están otros equipos favoritos.

Por su parte, las Alteñitas de Guadalajara “B” metió ahora 314 y fueron las mejores en la apertura sabatina, escoltadas con 294 para El Porvenir Juvenil, 273 La Candelaria, 265 Flor Alteña, 263 Perla de Occidente Titular y 212.5 Escuela Municipal de Tlajomulco “La Purísima”.

La delegada en Jalisco, Dra. Lucy Ramos González, quedó de reportar los resultados de Estanzuela de Los Altos y Orgullo Tapatío, ya que su revisión quedó pendiente, antes de comenzar la segunda sabatina, con otros ocho equipos en la monta a mujeriegas.

Ningún elenco femenil pasó la barrera de los 300 puntos el viernes por la tarde, donde Alteñitas de Guadalajara Juvenil logró 280 unidades, 275 Rancho El Olvido, 262.5 La Excelencia, 240 Real de Huentitán, 236 El Porvenir y 225 Flor del Lago. Aquí se eliminó con 291 Charra de Chiapas Juvenil y que a la postre fueron las ganadoras en la vespertina del viernes.

El jueceo a cargo de María Elena Alonso de Jurado y Elizabeth Rivas, apoyadas en la medición de puntas por “Paco” Lozano y Felipe Ramírez. El licenciado Eulalio Torres está en la locución, los “Cuates” Carbajal, Francisco padre e hijo, apoyan en la caligrafía.

Publicidad