Crónicas de Navidad (Primera Parte)

Véritas Liberabit Vos

Estamos ya entrando de lleno a la época de Navidad, espacio donde nos damos tiempo  de recordar el misterio grandioso, sin igual, que hace al mundo girar en su propio eje y permitirnos llenar el corazón de bellos deseos principalmente de Paz y de Amor hacia el prójimo, excelsos sentimientos de alegría, unión y espiritualidad que se unen al significado trascendente que tiene su origen en Aquel niño que fue  concebido misteriosamente por el Espíritu Santo en el vientre de la siempre Virgen María y que  tomó carne cumpliendo así al pie de la letra todas las profecías que sobre este tema trata el Antiguo Testamento y que hace más de dos mil años vino a este mundo a dar su testimonio de amor y esperanza.

Publicidad

Por eso hoy, en forma breve quisiera compartir de una manera sencilla y didáctica aquello que los Santos Evangelios nos relatan sobre los grandes misterios que alimentan nuestra fe, los que reviven nuestra esperanza e inundan el espíritu de enorme caridad.

A continuación compartiremos los pasajes más ilustrativos y su significado terrenal.

La anunciación de María

Cuando la joven María perteneciente a la familia de David llegó a la edad del matrimonio, contrajo esponsales con José que era un carpintero oriundo de Nazareth.  José aceptó a María como esposa a pesar de que había dedicado su virginidad a Dios. La leyenda representa los esponsales en el tiempo de Jerusalén, y asisten a la ceremonia los demás pretendientes a la mano de María, llevando cada uno una vara, pues existía la creencia de que al que le floreciera la vara sería el esposo de María. Contra la expectativa de los demás, la vara que florece y sobre la que aparece el Espíritu Santo en forma de paloma es la de José. Uno de los pretendientes, cuyo nombre era Agab, quiebra la varilla en su rodilla en demostración de no haber sido el elegido.

María pasó el tiempo de los esponsales en Nazareth, en casa de su futura cuñada, donde se dio el pasaje más significativo, que viene a dar marco al significado de la encarnación. Allí se le apareció el Ángel Gabriel y le anunció que sería la madre del Mesías, a lo cual ella respondió. “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra” estas frases que han quedado grabadas en el rezo del Ángelus que encierra en sí dicho misterio.

La encarnación y peregrinaje

Como un ejemplo del poder de Dios, el Arcángel Gabriel le dijo a María que su parienta Isabel, a pesar de su edad y de ser considerada estéril, tendría un niño. Naturalmente, María decidió visitar a su prima para ayudarla y contarle confidencialmente lo sucedido.

No sabemos qué le dijo a José y a su hermana para justificar su visita. “María se levantó y fue apresuradamente a la montaña”, y en el plazo de unos cuatro días llegó a la aldea de Judá, en la que vivía su prima.

El encuentro de las dos mujeres fue al mismo tiempo solemne y lleno de gozo. Isabel, al oír la voz de María experimentó una conmoción que no provenía de mera sorpresa; el niño se movió repentinamente en su seno y un soplo de profecía tocó su alma, invadida de gozo proclamó la gloria de María y la del niño que su prima iba a dar a luz. María, a su vez profirió el Magníficat alabando a Dios por su misericordia y sabiduría y por la maravilla que había obrado en ella.

Cuando María, a los tres meses de haber estado con Isabel, regresó a Nazareth, se notaba claramente que estaba en cinta. José se sintió al comienzo turbado y confundido, pero un ángel lo tranquilizó, y entonces, inmediatamente tomó a María consigo cumpliendo así con el último paso para el matrimonio.

Al poco tiempo tuvieron que abandonar su casa, pues un edicto romano llamaba a todos al censo para lo cual requería que cada uno se inscribiera en su lugar de origen. Para María y José dicho lugar era Belén, donde había nacido David. Cuando llegaron allí no encontraron alojamiento porque la posada estaba repleta de gente, y José se sintió desesperado, pues María estaba a punto de dar a luz a su Niño.

Ejemplo de peregrinar en la vida que nos muestra que muchas veces se nos cerrarán puertas pero que también habrá almas caritativas que nos den posada y apoyo, busquemos en estos días como abrir el corazón a nuestro prójimo deseando lo mejor no solo hoy, sino cualquier día de nuestra vida.