El acoso que marca vidas

Simples Deducciones

Agustín era un adolescente más, promedio, con menos de un metro y 60 centímetros de estatura, delgado y con más interés en identificar lo que las hormonas provocaban en su cuerpo que lo que ocurría en la secundaria donde acababa de ingresar en Tepic; nuevo en la colonia y desconocido por todos en el plantel educativo, hoy Agustín se autonombra “un sobreviviente, me adapté al Bullying que todavía hay eh”, me cuenta hoy que tiene ya 14 años y está a punto de entrar a la preparatoria.

Publicidad

La primera vez que sufrió acoso escolar ni si quiera sabía qué pasaba, un par de empujones por la espalda, un jaloneo que lo sacó de la fila para ingresar a la secundaria, “casi me tumba, me decía que le diera 5 lucas (5 pesos), ni le entendía no me acuerdo ni que le contesté, era mi primer semana en la escuela, no traía uniforme, al final me dijo que para la siguiente tenía que darle algo, yo ya después no sé ni cómo pero me metí a la escuela”, narra Agustín.

Llevaba apenas tres semanas en Tepic cuando entró a primero de secundaria, para él fue difícil adaptarse a otro estado, pero todo se le complicó más cuando empezaron a ser constantes los incidentes violentos en su escuela; afortunada o desafortunadamente Agustín entra dentro del pequeño porcentaje de jóvenes en el país  que sufren Bullying y da “batalla a sus victimarios”, no pidió ayuda a su familia, mucho menos a sus maestros, sencillamente, ““empecé a defenderme como pude ya era mucho y pues me empecé a pelear, fueron varias veces, nos llegaron a grabar en celular y así”.

Agustín detectó que no era el único al que amedrentaban y precisamente a más jóvenes de su salón les pasaba lo mismo, “eran los de tercero y uno que otro de segundo los que se la daban de bravos y si le quitaban dinero a algunos, a uno de mi salón diario le decían de cosas, diario; los maestros miraban a veces los pleitos y así pero no decían nada”. Según Agustín la situación no era nueva, desde antes que él entrara a la secundaria había grupos de jóvenes que se aprovechaban de otros, a la fecha la situación ha disminuido pero todavía hay percances entre algunos estudiantes.

“La verdad casi todo el primer año si fue muy difícil, no sé porqué nunca pensé en decirle a mi mamá o papá sólo lo compartía con los que me empecé a juntar y después ya lo que hacía eran defendernos pero varias veces si me querían agarrar en bola a mí, lo bueno es que ya nosotros hicimos nuestro grupo y así fue como nos empezaron a tener miedo, no se metían con nosotros, entre tres de nuestro salón nos juntábamos. Una vez si nos agarró el director peleándonos pero nomas nos hicieron un reporte y ya al otro día regrese a la escuela normal”.

El acoso escolar sigue ocurriendo no sólo en las escuelas de Nayarit sino en todo el país, siempre han existido pleitos en los planteles pero los tiempos actuales, irónicamente, han hecho más ofensivos a nuestros jóvenes y a su vez más vulnerables ante el Bullying, a eso sumémosle el desinterés de las autoridades educativas y muchas veces el de los padres de familia, ojo, este tema debe ser prioridad en el hogar, hay que estar más cerca de nuestros adolescentes. La modernidad de aquellos tiempos en los que nuestras abuelas decían que nuestros jóvenes serían completamente distintos ha llegado, entre la tecnología imparable, padres cada vez más ausentes, responsabilidades no compartidas y un casi abandono familiar es que transcurre la vida de un número desconocido de jóvenes.

Inició la lucha por el poder

Este domingo iniciaron oficialmente las campañas políticas para la gubernatura del estado, las calles, pero sobre todo las redes sociales están llenas de pasión y entusiasmo y desafortunadamente más de ataques y la llamada guerra sucia; al final los nayaritas tenemos 7 opciones para seleccionar a nuestro futuro Gobernador, ellos deberían centrarse los próximos dos meses en presentarnos sus propuestas para mejorar Nayarit, pero hasta el momento pareciera que están apostando por denostar a sus adversarios, por explotar sus “debilidades y errores”.

Aunque suene raro son muchas las personas que todavía desconocen quiénes son los candidatos oficiales al máximo puesto de elección popular en la entidad, por la coalición Nayarit de Todos (PRI, PVEM, Nueva Alianza), va Manuel Cota Jiménez, por la alianza Juntos Por Ti (PAN, PRD, PT), Antonio Echevarría García; por Morena tenemos a Miguel Ángel Navarro Quintero y por Movimiento Ciudadano a Raúl Mejía González. Hay también tres opciones de independientes, Hilario Ramírez Villanueva, Antonio Ayón Bañuelos y Víctor Chávez Vázquez. 

Los equipos de cada candidato deben recordar que “las campañas se ganan en tierra con votos, no con likes”, como dice la consultora política Gisela Rubach; es normal que desborden pasión, buscan asegurar su futuro por los próximos 4 años pero salir mal con amigos y conocidos por la política creo no es necesario. Lo más importante es que ojalá los candidatos, aunque sea alguno, verdaderamente no pretenda sólo beneficiarse sino que tenga buenas intenciones para el estado; el reto para el electorado en general es difícil, analizar la mejor opción, en este momento de desconfianza con la clase política debemos darle prioridad al tema. Mándame tus comentarios, dudas y sugerencias a mi Facebook Juan Félix Chávez Flores o a mi correo juanfechavez@gmail.com