Es hora de volver al nido: Usain Bolt

Bajo las sombras de denuncias y casos de dopajes en la esfera atlética, de los que aparentemente la IAAF evitó en su momento su divulgación en medios de comunicación, arrancará el Mundial de Atletismo de Pekín con el regreso del jamaiquino Usain Bolt al estadio Nido de Pájaro, donde se convirtió en figura en los Olímpicos de 2008.

Bolt genera dudas luego de que en los últimos dos años ha visto su rendimiento mermado por las lesiones; además, ha resurgido la figura del estadunidense Justin Gatlin, quien se presenta como el mejor de los 100 metros esta temporada con una marca de 9.74 segundos.

publicidad
Publicidad

El jamaiquino, quien irá a defender sus títulos del orbe de Moscú 2013 en 100, 200 y 4×100 metros, cuenta este año con una marca de 9.87 segundos como su mejor crono en el hectómetro, número muy lejano al récord mundial que ostenta de 9.58 y que estableció en el Mundial de Berlín 2009, certamen en el que también rompió su récord mundial de 200 metros y que sigue vigente en 19.19 segundos.

Las miradas estarán atentas en la final de los 100 metros de este domingo, ante la oportunidad de Gatlin, de 33 años, de batir a Bolt (29), lo que bien podría levantar comentarios luego de que en 2006 fue suspendido cuatro años por consumir sustancias prohibidas.

En las pruebas de fondo destaca la presencia de Mo Farah, quien buscará revalidar sus cetros mundiales de los 5,000 y 10,000 metros que obtuvo en Moscú 2013.

El británico no ha podido desligarse del tema del dopaje tras las acusaciones que han surgido contra el entrenador Alberto Salazar, quien ha trabajado muy cerca de él. El fondista de origen somalí tendrá una complicada misión dado que ha sorteado dificultades esta temporada y hace unas semanas declinó a participar en la fecha de la Liga Diamante de Londres.

Para el atletismo global ésta parece una oportunidad para relegar de la agenda mediática un poco el tema del dopaje. El fin de semana pasado, el diario británico Sunday Times y la cadena de televisión alemana ARD publicaron reportajes respecto de que la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) evitó la publicación de un estudio de una Universidad de Alemania, en el que se aseguraba que una tercera parte de los deportistas que participaron en la justa mundial de Daegu 2011 usaron sustancias y métodos prohibidos en el Código Mundial Antidopaje.

La investigación corroboraba información acerca de que 800 de los 5,000 atletas sometidos a pruebas de dopaje entre 2001 y 2012 dieron positivo. Pero la IAAF acalló las acusaciones, argumentando que los informes contenían datos erróneos.

Publicidad