Factores que disminuyen el deseo sexual

Casi todas las mujeres vivimos, en algún momento, un comportamiento sexual que suele definirse como de baja libido y poco deseo de hacer el amor. Esta constituye la disfunción sexual más frecuente entre las mujeres. La pregunta recurrente es por qué sucede esto, incluso cuando vivimos con la pareja de la que estamos enamoradas y no existen conflictos que justifiquen tal conducta.

Las consultas por “falta de ganas” de tener relaciones sexuales, han aumentado exponencialmente, en los últimos años. Y no son patrimonio de parejas de cuarenta años de edad. También los jóvenes de veinte años la padecen.

Publicidad

Hay algunos factores que pueden ser los causantes de esto, conoce algunos de ellos.

 

Estrés

El estrés afecta tanto a los hombres como a las mujeres en la disminución del apetito sexual. Cuando una persona está estresada por alguna u otra razón, la cantidad de hormona cortisol aumenta en el organismo, por lo que la producción de testosterona baja y el deseo sexual disminuye.

 

Falta de autoestima

Una autoestima baja y una percepción pobre sobre tu propia imagen pueden afectar fuertemente tu desempeño sexual. La conexión cuerpo-mente juega un papel importante en del deseo y desempeño sexual de una persona.

 

Discusiones

Cuando una pareja discute frecuentemente, el orgullo puede llegar a hacer que nadie tome el primer paso. Los problemas emocionales o peleas del día afectan más a las mujeres puesto que los hombres logran separar el sexo de los problemas de relación de pareja.

 

Alcohol

Todas nosotras sabemos que el consumo de alcohol puede afectar el desempeño sexual de un hombre; algunos de ellos no logran la erección. Pues con las mujeres pasa algo muy parecido, y que aunque el alcohol pueda ayudar a romper las barreras de la inhibición, también afecta tu deseo sexual y disminuye tu libido.

 

Rutina

Cuando el sexo se vuelve rutinario, ambas partes se pueden llegar a aburrir de hacer siempre lo mismo. Probar nuevas posiciones o técnicas es beneficioso para la pareja.

 

Enfermedades

Los problemas de salud también disminuyen el apetito sexual como la depresión, la diabetes, la artritis, enfermedades del corazón, de los riñones, cáncer, etc. Hay problemas hormonales que tienen mucho que ver, principalmente la hormona prolactina, que cuando se eleva se caracteriza por disminuir de manera importante el apetito sexual, también produce infertilidad, las hormonas sexuales también tienen un rol importante.

Además, es muy común que cuando una persona está enferma en cama, por ejemplo resfriada, se le quiten las ganas de hacer muchas cosas. Una de ellas son las ganas de tener relaciones sexuales. Lo recomendable es comprender a la pareja y dejarla descansar.

 

Dormir poco

Sabemos que dormir menos horas de las que el cuerpo necesita para descansar puede acarrear problemas como aumento de peso, falta de concentración y un desempeño laboral bajo, pero también afecta a tu desempeño sexual.

 

Desconocimiento del cuerpo femenino por parte del hombre

Si un hombre no sabe cómo tratar a una mujer en el momento adecuado, se irá produciendo un rechazo al tener relaciones sexuales, y es por esta razón que la confianza es fundamental para combatir este problema. Debes atreverte a decir lo que te gusta.

La clave es trabajar en la comunicación y en la confianza con tu pareja, hay que saber compartir sentimientos y también fantasías. En momentos como esos la pareja necesita tiempo para hablar, salir solos y compartir esos espacios comunes que van más allá de la intimidad.

Se puede acudir por ayuda a un psicólogo o a un especialista para que trate estos problemas.