God bless América

Véritas Liberabit Vos

Envuelto en la polémica como lo ha sido desde su toma de protesta el pasado 20 de enero de 2017, la Unión Americana recibe este año de mandato a su presidente Donald Trump con un libro al que se la ha dado una difusión extrema traduciéndolo a varios idiomas y utilizando los medios electrónicos para hacer llegar la tesis del autor Michael Wolff titulada “Fuego y Furia” donde entre otras cosas señala que Trump no posee las capacidades para dirigir un gobierno, y sobre todo el gobierno del país más poderoso del mundo.

publicidad
Publicidad

Para nadie es secreto que las características de división, de ataque y de crítica que utilizó el ahora presidente de 71 años, han sido el común denominador de su política y su estilo particular de gobernar, ese método irreverente que aplicó para exaltar un sentimiento ultranacionalista y antiinmigrante emergiendo las raíces fundacionales de los Estados Unidos y que lo hicieron triunfar aquel 8 de noviembre de 2016;  han sido la tónica de su gobierno y el casus belli para todas las manifestaciones, protestas y declaraciones emanadas de ese porcentaje de ciudadanos que no sufragaron por el candidato republicano.

Tal como lo pudiera expresar nuestro compatriota Daniel Cosío Villegas en su obra “El estilo personal de Gobernar” donde hablaba del presidencialismo en México de los años setentas, así mismo el estilo de liderazgo marcado por el blondo mandatario deja material para escribir obras enteras y llenar las librerías y las primeras planas de los periódicos con noticias donde la principal trama es la polémica o la disputa algunos casos de temas trascendentes habiendo otros que solo quedan en ácidos exabruptos o twitter que son dardos milimétricamente dirigidos;  así podemos  enumerar en este año asuntos de seguridad, medio ambiente, derechos humanos, comercio, medios de comunicación por mencionar solamente los más importantes.

Hablando de Seguridad la polémica continúa en referencia al tema aún no aclarado sobre la injerencia que tuvo Rusia su campaña por la Presidencia, desde un inicio esto provocó la ruptura con el Director del FBI James Comey a quién desde los primeros días se habla de una intimidación directa hasta hacerlo dimitir el 9 de mayo a escasos tres meses de gobierno, ahora con la integración de una Fiscalía Especial los nombres de personajes como su ex asesor de seguridad Michael Flynn, su hijo Donald Jr. Y su yerno Jarred Kushner no han quedado tan claros en las investigaciones sobre la participación activa de los rusos en particular sobre todo interviniendo o hackeando las cuentas electrónicas del Partido Demócrata y su contrincante Hillary Clinton. Por otro lado la polémica que ha enfrentado con el líder norcoreano Kim Jong-un ha desatado una escalada nuclear entre Estados Unidos y Corea del Sur que ha puesto en algunos momentos los cabellos de punta al más prestigiado analista político que nos remonta al recuerdo de la “Crisis de los Misiles” allá en la época de la guerra fría pero ahora ante una personalidad de un Presidente impredecible en su diplomacia como lo fue al ordenar el bombardeo a Siria o el hecho de expresar que su país reconocía a Jerusalén como la capital natural de Israel, declaración que fue mucho más que hacer lanzado un bombardeo físico sobre esa dolida región del Medio Oriente enfrascada en una lucha milenaria y de la cual Estados Unidos siempre ha sido garante para un proceso de paz, logrando con ello un estancamiento a todo avance de las negociaciones internacionales que estuvieran en el tintero, ya sea con la ONU a la cual también ha atacado o de cualquier otra índole entre las partes en conflicto indudablemente la Palestina.

En lo referente a Derechos Humanos o situación racial desde la campaña dejó ver que no sería tolerante con la inmigración, llevando a la práctica estas políticas ya en el gobierno decretó un bloque de visa para los nacionales de seis países musulmanes desatando una ola de indignación y crítica  así como de señalamiento al considerar un potencial terrorista por ser originario de esos países, igualmente la cancelación del programa DACA (Acción diferida para los llegados en la infancia) el cual permitía la estancia en Estados Unidos de más de 700 000 personas que llegaron muy jóvenes a ese país, igual fin tuvo el programa que otorgaba residencia a centroamericanos y africanos víctima de desastres naturales y conflictos en su país. Punzante es el conflicto que se abrió desde hace meses especialmente contra los jugadores de la NFL que han manifestado su inconformidad hacia las actitudes racistas externándolo al hincar una rodilla durante la escucha del himno nacional, situación que ha generado la cólera y ataques vía twitter que se han convertido en trending troping (los más leídos).

México ha tolerado los desplantes desde campaña referentes a la construcción del Muro donde no quita el dedo del renglón que debe ser pagado con recursos de nuestro país así como defenestrar el Tratado de Libre Comercio (NAFTA) que desde 1994 tenemos con ellos y Canadá, lo cual ha sido motivo de negociaciones donde han trabajado ya en varias rondas la diplomacia y economía del país.

Si es verdad pese a este estilo tan peculiar de gobierno los indicadores económicos señalan que la cifra de desempleo en el país marca una de las tasas más bajas se habla de solo el 4.1% lo que lo coloca en un lugar privilegiado de los últimos 17 años, el sentir del sector empresarial ante la disminución de la carga impositiva generó confianza que se visualiza en un impulso a la economía, y eso en un país como los Estados Unidos es oxígeno puro para un mandatario, y se espera que esta crezca en un 2.3% situación que coincide con las elecciones de medio mandato, donde los Demócratas desean obtener por lo menos la mayoría de una de las Cámaras, lo sabemos bien este es solo el primer año de tres más que quedan dentro del país más poderoso del mundo.

Publicidad