Hacen diamantes de la mantequilla de maní

Buscando determinar la verdadera composición del interior de la Tierra, un equipo de científicos alemanes del Bayerisches Geoinstitut, liderado por David Robson, han puesto varios materiales a prueba. Tras colocarlos en prensas y someterlos a altas temperaturas con la esperanza de recrear las condiciones en las profundidades del suelo, han obtenido resultados sorprendentes.

A pesar de los diversos esfuerzos, los científicos aún desconocen la verdadera composición del núcleo de nuestro planeta y de su manto superior e inferior. Se sabe mucho más sobre la corteza, aunque esto complica el problema pues hasta ahora la evidencia indica que la Tierra no coincide con la composición de los meteoritos hasta ahora analizados, los cuales parecen tener más silicio. Esto sugiere que nuestro mundo se formó a partir de ellos o que el silicio se encuentra en profundidades que no podemos detectar.

Publicidad

Robson y sus colegas intentan exponer a diversos materiales a las condiciones que se cree existen bajo la superficie terrestre. Tras someterlos a enormes fuerzas y temperaturas, obligan a los átomos a reacomodarse de forma más densa. El equipo entonces los atraviesa con ondas sonoras para ver si coinciden con aquellas enviadas a través de la Tierra, revelando su composición.

Su resultados hasta ahora sugieren que el silicio transformado en ringwoodita, un mineral capaz de almacenar agua, podría estar presente en grandes cantidades bajo nuestros pies.

Su metodología también es capaz de crear diamantes. (Al someter el carbón enormes presiones y temperaturas se obtiene la piedra preciosa). Como un truco de la publicidad, el equipo también presionó mantequilla de cacahuate o maní, la cual debido a su alto contenido de carbono dio lugar a la creación de un pequeño diamante.

Su estudio ha sido publicado en la revista científica Nature.

Más noticias

Niños que comen cacahuates padecen menos alergias: Estudio

Científicos británicos descubrieron que consumir maní desde una edad temprana reduce el riesgo de desarrollar algún tipo de alergia

La introducción temprana de cacahuete en la dieta de los niños con alto riesgo de alergia a este alimento, reduce significativamente el riesgo de alergia al maní hasta los 6 años de edad, incluso si se deja de comer maní en torno a la edad de 5 años. Así lo confirma LEAP (Learning Early About Peanut Allergy, o aprender sobre la alergia a los cacahuetes), un estudio publicado el año pasado donde se afirmó por primera vez que una exposición temprana a productos con cacahuete podría reducir el riesgo de sufrir una alergia.

Publicidad

De acuerdo con el estudio niños con alto riesgo de padecer alergias que comieron algún tipo de producto con maní hasta los 5 años, tenían un 80% menos de probabilidad de desarrollar una alergia que aquellos que no comieron ese fruto seco.

Recientemente se realizó una nueva investigación, publicada en el New England Journal of Medicine, en donde se examinó a 550 niños con tendencia a desarrollar alergia al maní. Y se descubrió que si un niño ha consumido snacks de cacahuete en los primeros 11 meses de vida, a la edad de cinco años pueden dejar de comerlos durante un año y no desarrollar ninguna alergia.

El estudio se titula LEAP-On y es la nueva etapa del estudio LEAP que tiene como objetivo averiguar si los niños que habían consumido maní en el estudio LEAP quedarían protegidos contra la alergia al cacahuete después de dejar de comerlo durante 12 meses. El nuevo estudio LEAP-on demuestró que la mayoría de los niños quedan protegidos contra la alergia y que la protección era duradera.

En Reino Unido y Estados Unidos se diagnostica a unos 20,000 bebés al año con alergia al cacahuate.