Hallan huesos en Catedral de Guadalajara; son de época virreinal

En entrevista respecto al hallazgo de huesos y una vasija encontrados el día de ayer en los cimientos de la Catedral Metropolitana de Guadalajara, el perito del INAH con sede en Jalisco Cuauhtémoc de Regil, aseguró que los restos son del periodo virreinal, que fue cuando el atrio del edificio sede del catolicismo tapatío, era usado como camposanto.

Detalló que fue  hasta que aparecieron el panteón de los Ángeles y el de Belén que se empezaron a enterrar los restos en estos respectivos lugares. Por otro lado destacó que a nivel local no fueron requeridos los servicios de peritos, ya que el proyecto completo fue enviado a la ciudad de México para su valoración y ejecución. “Hasta donde tengo conocimiento el proyecto del tren ligero en la materia de su competencia fue llevado a la Ciudad de México, a nosotros que conocemos la ciudad y sus entrañas no hemos sido convocados, quizá en la ciudad de México resolverán estos asuntos”.

publicidad
Publicidad
Excavaron sin permiso

Por otra parte, el experto recomendó que cualquier proyecto de excavación sea acompañado como marca la ley federal, por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), “tanto arquitectos como arqueólogos en su caso, deberíamos de estar participando en este proyecto, el problema de esto es que no se contaba con los permisos necesarios como una licencia para llevar a cabo esa obra. Por eso es importante que se coordinen las autoridades. La ley es muy clara, dice que cualquier obra colindante a algún monumento, tiene que tener una licencia del Instituto Nacional de Antropología e Historia”.

Dijo además que con este acto se repite lo que se ha venido haciendo en muchas ocasiones como es el caso de la zona arqueológica de Mezcala, “donde todo mundo escarbó y nadie supo qué pasó”.

Precisó que en el caso de la Catedral también sucedió este descuido. “Pues también fueron los trabajadores que, bueno ellos hacen su trabajo bien, pero los que tendrían que haber hecho esa labor son en todo caso, los arqueólogos o arquitectos acreditados al respecto”.

De Regil dijo que el paso siguiente que hay que dar con los restos óseos, es hacer el análisis y “por supuesto que se lleve un monitoreo y una coordinación entre el INAH y los trabajadores involucrados”.

Antecedente:

Es de recordar que se dieron a conocer los primeros restos de huesos y vasijas que fueron encontrados a las afueras de la Catedral Metropolitana de Guadalajara, como parte del inicio de las mediciones que se realizan para la posterior construcción de la estación Centro de la Línea 3 del Tren Ligero.

Tras el hallazgo, el material óseo fue tratado por los propios trabajadores, quienes lo sacaron y apartaron; horas después arribaron al lugar peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, quienes dieron cuenta de lo encontrado y se lo llevaron para analizarlo. La obra de medición tuvo que ser detenida y el hoyanco tapado por órdenes del propio  IJCF.

Publicidad