He recibido muchas críticas por salirme de la NBA, reveló Ayón

Apenas un par de días después de que el Real Madrid, su actual equipo, derrotara al Barcelona en la final de la Copa del Rey

Cada cierto tiempo, el mexicano Gustavo Ayón, seleccionado nacional en el Mundial de Basquetbol FIBA 2014, ha ido encontrando pruebas de primer orden. Sucede desde que, en 2003, partió de Nayarit para buscar oportunidades de juego en la Universidad Popular Autónoma de Puebla. “Fue la primera vez que vi llorar a mi padre”, comparte vía telefónica desde España, apenas un par de días después de que el Real Madrid, su actual equipo, derrotara al Barcelona en la final de la Copa del Rey.

publicidad
Publicidad

“Mi madre era la profesora en la primaria del pueblo (Zapotán). Mi padre, en cambio, se dedicaba a las labores del campo: tenía vacas, gallinas y algunos otros animales. Sembraba lo que hubiera en época de lluvia. Hasta mis 17 años estuve viviendo con ellos y trataba de ayudar con lo que se pudiera”, continúa.

De ahí que los títulos, los reconocimientos y la oportunidad de jugar con los mejores basquetbolistas del mundo en la NBA, así haya sido por un corto tiempo, adquieran un valor por encima de cualquier circunstancia.

“Nunca me había tocado jugar en la Copa del Rey y creeme que lo disfruté desde el primer día. La semifinal se nos complicó un poco contra Joventut y la final ante el Barça, ni se diga.

“Sin embargo, todo ha sido más difícil que antes. He recibido muchas críticas, tanto de la prensa como de los aficionados por lo mismo de venir de la NBA. Pero lejos de picarme el orgullo, como se dice en México, yo sé cómo funciona mi juego, cómo debo de trabajar y las razones por las que estoy aquí. Por eso no me preocupan”, agrega.

Ayón llegó al Real Madrid tras formar parte de los Halcones de Atlanta, con promedios de 4.3 puntos por partido y 4.8 rebotes. Antes el mexicano pasó por los Bucks de Milwaukee (2013), el Orlando Magic (2012) y los Hornets de Nueva Orleans (2011), con los que obtuvo sus mejores números: en 54 juegos, consiguió una media de 5.9 puntos y 4.9 rebotes.

“Cuando recién llegué a España, hace cinco años, me gritaban de todo en el pabellón del Fuenlabrada. Después las cosas cambiaron. Todo es cuestión de paciencia. Hay una frase que siempre ha estado en mi vida: ‘Quien lucha sin descanso, al final del camino triunfa’. Estoy convencido de que sólo así se está más cerca del éxito”, explica.

Con el Fuenlabrada, el Titán (apodo que surgió curiosamente de una nota periodística en 2007, cuando jugaba para los Halcones de Xalapa), fue reconocido con el premio Jugador Revelación de la ACB antes de dar el salto a la NBA.

“A diferencia de ese tiempo, la adaptación en el Madrid me ha costado más, porque estuve siete meses fuera por la lesión del hombro. Trabajé mucho para recuperarme y jugar al 100 por ciento en el Mundial de España, pero después físicamente tuve un bajón muy fuerte. Ahora, mentalmente, estoy más tranquilo. Me siento orgulloso de haber tenido el valor de dejar la NBA para venir aquí”, comenta.

Para terminar, Ayón se acerca al tema de la Selección Mexicana de basquetbol. En principio analiza la participación que tuvieron sus compañeros en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014, eliminados en la primera ronda, y luego pasa al tema de su futuro.

“Me dan un poquito de pena los resultados. Yo espero que en el futuro se vuelvan a conseguir victorias como en los últimos tres años, porque sólo así seguiremos creciendo.

“El valor que se la da a la selección no es el correcto, pero es lo que hay. Las autoridades son las que toman las decisiones y no podemos hacer nada, por más que busquemos que las cosas cambien. Por ahora tengo la mente en el Madrid, no sé si regresaré como seleccionado”.

Publicidad