Kilos de más, lo moda hoy en día (Parte 2)

Simples Deducciones

Actualmente es lo más “Normal” del mundo ver a muchos niños “Gorditos” en las escuelas primarias, y es que el sobre peso y la obesidad infantil incrementaron en 26 por ciento del 2011al 2014 en México, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición más reciente, lo que posiciona al país como el primer lugar a nivel mundial, no es broma, somos el número 1, rebasamos incluso a Estados Unidos y a muchas otras potencias, pero en la cantidad de niños y adolescentes obesos.

publicidad
Publicidad

En México y en Nayarit 1 de cada 4 niños de entre 5 y 11 años de edad tiene sobrepeso u obesidad, mientras que 1 de cada 3 adolescentes sufre alguno de estos padecimientos, ¿Qué hacen las autoridades al respecto?, ¿los padres de familia y personas en general minimizamos el tema? O ¿realmente no es un problema?

La obesidad y sobrepeso infantil incrementan en más del 70 por ciento la aparición de enfermedades como diabetes, infartos, altos niveles de colesterol o insuficiencia renal, entre otros. De acuerdo a una investigación del Instituto Mexicano del Seguro Social a nivel nacional, “Los niños con 15% de sobrepeso tiene alteraciones ortopédicas, dificultad para estar erguidos, alteraciones de alineación de columna y extremidades”, debido al enorme depósito de grasa abdominal.

En dicho estudio también se explica que en la pubertad, con 20 por ciento de sobrepeso, “Hay restricción pulmonar, disminuye la movilidad diafragmática, la ventilación es superficial y la oxigenación menor”.

Los niños o adolescentes con sobrepeso u obesidad se fatigan rápidamente porque el corazón late más veces por minuto de lo normal, los pulmones ventilan inadecuadamente y si continúa la actividad pueden aparecer calambres, dolor por fricción del hígado con las costillas y otras complicaciones.

Niños en engorda

La realidad es que el tema en cuestión es un problema serio, los niños y adolescentes no tienen una vida plena debido a su condición, están propensos a burlas y acoso de sus compañeros, los clásicos apodos y las ofensas marcan para siempre a cualquier ser humano, y desafortunadamente es algo que los padres de familia hemos minimizado.

El asunto es complicado porque nos encontramos en un círculo vicioso, ya lo decíamos el lunes anterior, 7 de cada 10 mexicanos tenemos sobrepeso u obesidad, lo que dificulta que los padres de familia transmitan buenos hábitos alimenticios a sus hijos o la costumbre de hacer alguna actividad física.

Los adultos debemos alentar a los niños a comer sano y a hacer más ejercicio, pues estos son los dos puntos clave, a la par, las autoridades deben implementar políticas públicas que ataquen el problema de raíz.

Como es el caso de la legislación sobre las conocidas tienditas escolares, el 16 de mayo del 2014 se publicó en el Diario Oficial de la Federación que “De lunes a jueves las cooperativas escolares sólo podrán ofrecer frutas, verduras y cereales integrales y las escuelas están obligadas a dar acceso a agua potable a los estudiantes”.

Los lineamientos generales para el expendio de alimentos en las escuelas a nivel nacional entraron en vigencia el pasado ciclo escolar, pero no se puede engañar a nadie, dichas reglas son letra muerta, basta con ir a cualquier plantel educativo de la entidad para darnos cuenta de que diariamente se venden todo tipo de productos a los niños, desde papas fritas hasta comidas grasosas.

Urge que las autoridades, ya sea la Secretaría de Educación Pública o la Secretaría de Salud, impartan talleres dentro de las escuelas a profesores y directivos para explicar los detalles de los nuevos lineamientos, de igual forma, capacitar a los padres de familia mediante campañas públicas para que también ellos conozcan a exactitud las nuevas reglas y vigilen lo que se está dando o vendiendo en las escuelas.

Además, no todos los niños compran alimentos en las tienditas escolares, muchos llevan lonche, por lo cual es importante que los padres de familia  conozcan qué tipo de almuerzo deben preparar a sus hijos. Un niño obeso, casi es seguro que se convierta en un adulto obeso, lo que es igual, a ser un niño enfermo.

Para que México deje de ser una tierra de obesos las autoridades tienen que darle prioridad a la prevención de este padecimiento pero desde la infancia, se tienen que implementar medidas prácticas y funcionales, y sobre todo que no se queden sólo en el papel, sino que verdaderamente se apliquen, aunado a ello se debe trabajar desde los hogares, los padres de familia también tenemos que darle la importancia que merece a este tema, no porque nosotros estemos “Gorditos”, tenemos que dejar que nuestros hijos sean así. Mándame tus comentarios, dudas y sugerencias a mi Facebook Juan Félix Chávez Flores o a mi correo juanfechavez@gmail.com.

Publicidad