Aumentan quejas contra despachos de cobranza

Caldero Político

Pese a las restricciones legales que deben aplicarse, en México siguen acumulándose las quejas contra los despachos de cobranza que de manera abusiva hostigan a quienes tienen deudas pendientes con algunas instituciones. De acuerdo con la CONDUSEF, las protestas del público se incrementan 224% respecto al primer semestre de 2014.

publicidad
Publicidad

Por tal motivo, este organismo, la CONDUSEF, aplicará 1 mil 467 multas por cerca de 200 millones de pesos.

En efecto, de acuerdo al Registro de Despachos de Cobranza (REDECO) de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), se observó que durante el primer semestre del año, las quejas contra los Despachos de Cobranza, mostraron un incremento del 224% con respecto al primer semestre del año pasado, al pasar de 4,997 en 2014 a 16,210 durante los primeros seis meses de 2015.

Por tipo de Entidad, los Bancos encabezan la lista al haber concentrado 12 mil 733 de las reclamaciones (78.5%), seguidas por las SOFOM E.N.R., con mil 865, es decir el 11.5%, y por las SOFOM E.R., con mil 076 reclamaciones, que equivalen al 6.6%.

Entre las Instituciones con mayor número de reclamaciones destacan: Banamex, BBVA Bancomer, Santander y Banorte, que en conjunto representan el 69.7% del total de las quejas recibidas por el sector.

Por lo que respecta a las SOFOM E.N.R., y E.R., destacan: Financiera Independencia (543), Apoyo Económico Familiar (332), NR Finance México (121), Crédito Familiar (265), Arrendadora Banamex (225), Servicios Financieros Soriana (119), y Sólida Administradora de Portafolios (100), quienes concentraron el 58% de la totalidad de reclamaciones del sector SOFOM.

En cuanto a la atención que las Instituciones Financieras le han otorgado a las quejas presentadas, se observó que al mes de junio se tienen mil 217 no atendidas, cifra que representó el 7.5% del total de quejas y por las cuales la CONDUSEF aplicará las multas correspondientes a las Instituciones que registraron falta de atención en tiempo y forma a las quejas presentadas por los Usuarios.

Estas multas pueden ir de 200 a 2,000 días de salario.

Por lo anterior, la CONDUSEF podría imponer 1,467 multas a 361 Entidades Financieras.

La ley es la ley

A partir de la entrada en vigor de la reforma financiera, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) establece lineamientos a los despachos con el propósito de determinar lo que pueden y no pueden hacer.

La Comisión podrá poner orden en la gestión de cobranza directa de los bancos o a través de los despachos especializados con el fin de eliminar algunos de los problemas más frecuentes que enfrentan los deudores de las instituciones financieras, como los malos tratos. 

Según eso, la Asociación de Profesionales en Cobranza y Servicios Jurídicos tiene un Código de Ética, el cual tiene el propósito de establecer lineamientos para realizar la gestión de cobranza. Esperemos que cumplan.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) firmó un convenio con dicha asociación ante las reclamaciones de deudores por el acoso de algunas firmas de cobranza,  para trabajar conjuntamente en generar mejores condiciones en el cobro.

A principios de 2013, una modificación a la Ley Federal de Protección al Consumidor que aprobó el Congreso, prohíbe “de manera determinante acosar, amenazar u ofender a los deudores o a sus familiares”, y facultó a la Profeco a actuar contra las empresas que no acaten las disposiciones legales. La ley prohíbe a los despachos de cobranza visitar las casas de los morosos entre las 23:00 horas y las 6 de la mañana, entre otras cosas.

Sin embargo, aún existe un gran número de quejas relacionadas con malas prácticas. De enero a mayo de 2013, la Condusef recibió 9,212 quejas en contra de despachos de cobranza bajo el concepto de gestión de cobranza y ofensa. Mientras en el 2012 atendió un total de 35,675 casos, de los cuales en el 75% se argumentó no ser el cliente deudor, el 18% argumentó gestión de cobranza con maltrato y el 7% se debió a que el crédito ya había sido pagado.

Aunque las instituciones financieras y los despachos de cobranza tienen derecho en cobrarte para recuperar su dinero, deben hacerlo de forma adecuada, sin agredir, ni invadir la privacidad de las personas.

Una amenaza frecuente es la de encarcelar al acreditado, pero el despacho de cobranza no puede hacerlo ya que no es el acreedor.

El único que puede demandar es el verdadero prestamista. En caso de que existiera dicha demanda, un juzgado tendría que notificar de manera personal al deudor, no lo haría a través de terceo, como lo es el despacho de cobranza.

Además, el despacho de cobranza no tiene facultades para realizar embargos, entrar en tu vivienda, llevarse artículos de tu casa, romper cerraduras, hacer notificarles de un embargo, ni hacer uso de la fuerza pública para exigir el pago, tampoco pueden cobrarle a nadie que no haya firmado como aval o deudor solidario. Por lo tanto no pueden cobrarle ni a tus referencias, ni tampoco a tus familiares o amigos.

Si tienes problemas con algún despacho de cobranza, puedes reportarlo a la CONDUSEF a través de su página de internet.

En tanto, los despachos de cobranza deben: Identificarse plenamente ofreciendo el nombre completo de la persona que llama, nombre de la empresa para la que labora y la institución que requiere el cobro. Explicar la situación del adeudo, saldo y la forma en la que se va a negociar la deuda. Si llegaste a un acuerdo, entregarte un convenio firmado donde se establezca claramente cuál es el acuerdo en términos de montos a pagar y plazos, antes de que realices algún pago.

Por lo cual no deben: Hacer llamadas entre las 11 de la noche y las 6 de la mañana para efectuar el cobro. Hablarte con lenguaje obsceno, acosarte o amenazarte. Simular que son autoridad judicial, con actitudes, vocabulario o papelería amenazante. Comunicarse con menores o personas de la tercera edad. Utilizar cartelones u otro medio impreso para exhibirte en tu domicilio. Incrementar tu adeudo de manera irregular o hacerte ofrecimientos sin autorización de la institución financiera.

No te dejes engañar de esas empresas de cobranza, ahora están regidas por la ley.

Publicidad