La ciencia lo confirma, la ‘mamitis’ tiene su lado bueno

Como aún las madres son quienes se encargan de los niños en mayor parte, existe un apego muy profundo –y muy criticado– llamado “mamitis”.

Para muchas personas, ver que el pequeño dependa tanto de mamá no es algo bueno, sin embargo, un estudio ha revelado el lado bueno de esto.

publicidad
Publicidad

El estudio, publicado en la Revista Latinoamericana de Psicología, habla de un apego seguro desarrollado por niños.

Este apego seguro brinda al pequeño seguridad física y mental, además de que se siente aceptado y protegido.

Además, cuando tu hijo sea más grande, tendrá un nivel de afecto positivo mayor y este estilo de apego seguro está asociado a menores niveles de ansiedad y depresión.

Esto ocurre porque los niños aprenden a sentirse tranquilos, incluso cuando su mamá no está. Mientras están con ella, sienten confianza y seguridad, y aprenden a lidiar con la angustia que les produce no tener a su madre cerca.

Así que no tengas miedo de darle esa seguridad de tu compañía a tu hijo, aunque digan que tiene “mamitis”.

Publicidad