La desesperanza de Nervo

LA VERDAD… SEA DICHA/Martín Elías Robles

 

publicidad
Publicidad

A propósito del aniversario luctuoso. En Montevideo Uruguay, un sábado 24 de Mayo de 1919, la sociedad uruguaya estuvo consternada, pues el Ministro Plenipotenciario mexicano, don Amado Nervo dejó de existir; fue la mañana de ese fatídico día, poco antes de las nueve treinta cuando el insigne poeta y diplomático, tantas veces laureado, pidió ver el sol y el mar desde la ventana de su habitación del Parque Hotel, para luego dejar de existir. Amado Nervo era un gran escritor apreciado en el continente americano, tanto, que tuvo un sepelio excepcional, sus restos fueron sepultados en el Panteón Nacional de Uruguay donde permaneció durante un tiempo ya que entre los honores dispuestos estaba la construcción de un ataúd-mausoleo de mármol uruguayo. Una vez realizado el mismo, y en otro día de duelo nacional, se le llevó al Puerto de Montevideo donde lo esperaba el crucero de guerra “Uruguay” que lo conduciría custodiado por cadetes de la Escuela Naval a su amado México.

Sin duda, su traslado a tierras mexicanas fue un gran homenaje, un lujo para el reconocimiento a su genialidad que ningún personaje de la literatura ha podido igualar. A la salida del puerto lo esperaba un crucero argentino con la Escuela Naval que seguía a la nave uruguaya, y así, los buques de jóvenes navales estudiantes de Brasil, Venezuela, Cuba, y más buques de guerra se unieron al viaje para la última morada del poeta. Un dato curioso es sobre un apunte inédito de Nervo que fue encontrado entre sus archivos personales, un pequeño verso titulado “MI MÉXICO” fechado el 23 de febrero de 1915; palabras que reflejan el sentimiento, la preocupación y el profundo amor a su patria. Nervo siempre lleva a la reflexión: “MI MÉXICO” Nací en una raza triste, de un país sin unidad, ni idea ni patriotismo, ni optimismo es tan sólo voluntad, obstinación en querer con todos mis anhelares, un México que ha de ser a pesar de los pesares y que yo ya no he de ver.

PIDE CONGRESO AUMENTAR RECURSOS PARA EL FONDEN. Quiere el Congreso de Nayarit dotar de recursos financieros suficientes para que el Fondo de Desastres Naturales (FONDEN) se constituya como un instrumento eficaz que respalde y solucione las necesidades que se deriven ante cualquier contingencia ambiental, esto tras una iniciativa de reforma al artículo 36 de la Ley Federal del Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria a fin de incrementar el monto que se le asigna. La propuesta aprobada por unanimidad en Sesión Pública Ordinaria y que fue remitida a la Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión propone que las asignaciones en el Presupuesto de Egresos para el Fondo de Desastres Naturales no sean inferiores al 3.0 por ciento del gasto programable; actualmente el artículo señalado indica que la asignación de recursos no podrá ser inferiores a una cantidad equivalente al 0.4 por ciento. El FONDEN es un instrumento financiero que tiene como fin apoyar a las entidades federativas en la atención y recuperación de los efectos que produzca un fenómeno natural. Se integra por El Fondo Revolvente FONDEN, el Programa Fondo de Desastres Naturales del Ramo General 23 del Presupuesto de Egresos de la Federación y del Fideicomiso Fondo de Desastres Naturales.

NI PARA DONDE CORRER. Con el asunto de la pésima atención médica en las instituciones gubernamentales federales, todos los días es una renegadera. De verdad que están curiosos. Mire, en el IMSS y en el ISSSTE (aseguran algunos de mis amables lectores) no sirven para nada. Es por ello que la gente decepcionada de sus clínicas asignadas muchas veces se ve obligada a ir y pagar en los consultorios de farmacia para ser atendidos de sus enfermedades, evitando así un mal trato y la pérdida de muchas horas para recibir la consulta en las atiborradas clínicas gubernamentales. Ahí en los consultorios de farmacia por una módica suma de dinero siempre hay un doctor amable y paciente que escucha a los enfermos, con la única consigna de que en sus farmacias se compre el medicamento. Hora con el nuevo sistema de salud del gobierno federal a ver cómo nos va.

ES PROMESA, NO LO OLVIDEN. Llegó un nuevo tiempo para México, ojalá que nos vaya bien a todos, ojalá que por fin se combata a la pobreza, que se acaben las desigualdades sociales, que haya progreso y que se deje de saquear al país, que el tema de educación, de la salud, sea bien llevado, que las oportunidades de la educación para nuestros jóvenes se presenten con grandes beneficios para ellos, y que el tan preocupante asunto de la inseguridad pública se resuelva. Aunque el tema de la corrupción es un asunto que data desde la época de nuestros ancestros, esperemos que en este nuevo gobierno de México se disminuya a lo máximo los abusos de poder, el robo descarado y la sinvergüenzada de los malos gobernantes. Los mexicanos nos merecemos un país mejor. Nada de perdones, la justicia es primero.

LA MAESTRA CONSUELO. La Federal 2, la Escuela Secundaria que está por el centro de Tepic, muy cerca del Paseo de la Loma, fue mi espacio educativo por algún tiempo, hasta que el director de la institución decidió expulsarme por indisciplinado, pues nunca asistía a clases. Entonces yo era un púbero que tenía la mente en todos lados menos en el estudio; aun sin embargo, algo que nunca olvidé de mi efímero paso por tan prestigiada escuela fue la clase de español que impartía la maestra Consuelo Alegría, me encantaba entrar con ella, tenía una especial manera de enseñar, en la gramática le sufríamos, pero en los pasajes sobre literatura era un deleite escucharle sus narrativas.

Recuerdo que la maestra principiaba contándonos alguna historia literaria desde su escritorio, luego se ponía de pie, y prácticamente actuaba sobre las acciones de los personajes que iba narrando, tenía una manera única de mover sus manos, sus ojos, y un encanto para lograr mantener la atención de todos los alumnos frente a ella, sin que nadie respirara de la emoción. La hora de clase se hacía corta y el timbre de salida sonaba cuando menos lo queríamos. Como le cuento, un día no regresé a la fede, fui a parar a la escuela secundaria de la Lázaro Cárdenas donde terminé mi educación básica, pero nunca olvidé a la maestra que me enseñó a amar la lectura y la literatura. Hasta pronto. robleslaopinion@hotmail.com

Publicidad