La indigencia que nos espera

Simples Deducciones/Juan Chávez

 

publicidad
Publicidad

Cuánta sabiduría hay en decir que la juventud se acaba en un suspiro y la vejez dura una eternidad, me refiero a ello porque es precisamente en esta última en la que casi nadie pensamos —cuando aún estamos en una edad productiva—, y es que, ¿Qué va a pasar con nosotros cuando ya el avance natural de una edad nos impida trabajar?, ¿Has pensado cómo le haremos para vivir?, ¿De dónde saldrá el dinero para comer, pagar medicinas y pagar impuestos? los sistemas de pensiones están casi por colapsar, en un país de viejos y con pensiones mediocres da miedo dejar de “ser productivos”.

No es nada sencillo el shock que sufre tu mente cuando al terminar de pagar en una tienda, veas que manos temblorosas, con manchas propias de la edad, pelo blanco y voces débiles te dan las gracias por tu compra y acomodan tus productos en bolsas, en un segundo de reflexión al llegar a mi casa y comenzar a sacar lo que adquirí me comienzo a preguntar si estas personas, “cerillitos” como les llaman, no tendrán una pensión y si la tienen, ¿A cuánto asciende cada mes?.

¿Tendrán hijos?, ¿Y serán estos lo explotadores acaso?, hay un torbellino de preguntas en mi mente y me descubro a mí mismo angustiado por un futuro que quizá ni llegue pero incuso así veo a mi alrededor y digo que lo que gano actualmente y lo que me rodea no me garantiza en nada una probable tranquila vejez.

El pasado 27 de marzo un prestigiado medio nacional de comunicación difundía, “Tendrán pensiones paupérrimas trabajadores bajo el régimen de 1997”, ahí mencionó que, “El director de prestaciones del IMSS, Mauricio Hernández, asegura que las personas que cotizan desde hace 22 años obtendrán mensualidades basadas en su ahorro, el cual no ha podido incrementarse”.

Señala que las pensiones que obtengan los hoy trabajadores podría no rebasar los mil 300 pesos al mes, ya que son pensiones que se basan en el ahorro generado en toda su vida laboral, además de que deben tener mil 250 semanas cotizadas ante el IMSS, y en primera, ¿cómo poder alcanzar todas esas semanas?, si la contratación actualmente se da por convenios trimestrales y sin derecho a nada, con un salario miserable a pesar de tener carrera universitaria terminada y algunos logros más.

“Si no hay ahorro, la pensión será mínima, de 1.2 salarios mínimos. Actualmente se destina de manera automática el 6 por ciento aproximadamente, y no hemos logrado que los asegurados aumenten su ahorro”, señaló a ese medio Mauricio Hernández.

La precariedad económica actualmente reina entre el sector obrero, más para quienes tienen hijos y los gastos son continuos, la compra de una vivienda se dificulta cada vez más, la manutención de un carro o hasta de una moto se vuelve de pronto insostenible con los altos costos de los combustibles y a ello ahora se suma la preocupación de ¿cómo le vamos a hacer para “sobrevivir”?, no vivir. Más preocupante porque si nos enfermamos el servicio de salud tanto en IMSS, ISSSTE o Servicios de Salud no cuentan con la calidad que se requiere, ni te atienden con la prontitud que todos quisiéramos.

¿Cuál es el futuro que nos espera?, tendrán la capacidad los actuales gobiernos de hallar un sistema que pueda sostener a aquellos que sí tendrán el beneficio de una pensión aunque ínfima y ¿qué pasará con todos los que no tendrán nunca un trabajo seguro?, ¿Desde hoy estamos condenados a la indigencia?, estas son unas de las pocas preguntas, dudas y miedos que me asaltan y hoy más que nunca tengo miedo de que el tiempo siga corriendo, que endurezca mi cuerpo y acabe con la fuerza que me permite obtener el dinero para comprar mis alimentos, no me quiero estresar pero he comenzado a observar a quienes piden una moneda en el mercado, en la esquina, afuera de una tienda y trato de evadir mi pensamiento en que quizá así podremos estar muchos en un futuro que no es nada alejado y que con tanto temor, se siente cada vez más cerca. Mándame tus comentarios, dudas y sugerencias a mi Facebook Juan Félix Chávez Flores o a mi correo electrónico juanfechavez@gmail.com

Publicidad