La extraña vacante de empleo en Facebook

A todas las mujeres que resultan interesadas les señala específicamente que la capacitación se llevará a cabo en el Motel u Hotel Morelia, que está ubicado en la  calle Morelia casi esquina con Lerdo en la Col. Centro

En la actualidad vivimos en una era que se rige por el internet y la tecnología, siendo las redes sociales como Facebook, Twiter, Instagram entre otros,  el día a día de casi todos los nayaritas y en donde la popularidad que han alcanzado los teléfonos inteligentes hacen imposible estar alejados de estas redes sociales, así como también los peligros que representan al darles un mal uso.

Publicidad

En esta investigación se abordará un tema que confirmará la peligrosidad del mal uso de las redes sociales y dejará al descubierto lo cerca que se está viviendo en la ciudad de Tepic, mostrando un caso en específico, en donde un hombre ofrece una vacante de empleo con condiciones extrañas solo para mujeres.

De acuerdo a las fotografías de las conversaciones que las mujeres lograron tomar del supuesto contratista de la vacante, todas muestran el mismo modus operandi: vacante de empleo para personal femenino de 18 a 30 años, para clínica de fisioterapia con dos horarios de trabajo, de 8 a 2 pm y por la tarde de 2 a 8 pm y con un suelo de $1800 quincenales. A todas las mujeres que resultan interesadas les señala específicamente que la capacitación se llevará a cabo en el Motel u Hotel Morelia, que está ubicado en la  calle Morelia casi esquina con Lerdo en la Col. Centro.

Las especificaciones para asistir a la capacitación que este hombre les pide a las mujeres interesadas en la vacante son: Que lleven un aceite de bebe, ropa deportiva y por debajo de la ropa deportiva un top, así mismo que vallan solas y que cuando lleguen a la esquina de la calle Lerdo, que cruza con la Morelia, le llamen o le manden un mensaje y el saldrá por ellas para llevarlas a la capacitación.

Las mujeres que se han topado con las publicaciones de este sujeto lo identifican con diferentes nombres con los que él se hace llamar en la red social Facebook, entre ellos: Antony Savala Aviña, David Alfaro Jiménez y un último que ha circulado esta última semana es el nombre de Darío Franco. Así mismo en los muros que utiliza señala que supuestamente trabaja como odontólogo en Salud Integral y que estudió en la Universidad Autónoma de Nayarit. Suele eliminar a las usuarias con las que ha tenido algún tipo de contacto y prosigue cambiando el nombre de su muro, pero casi siempre conserva las mismas fotografías.

Jóvenes como Lisbeth, Marlene, Alejandra, Mónica, Jaky, Yeraldine, Amalia, entre otras tantas mujeres están haciendo pública su preocupación y experiencias con este sospechoso sujeto.

A continuación se muestran algunas conversaciones de mujeres reportando el anterior caso:

Reporte 1:

“Cita en un motel, yo, en cuanto le dije que con quién había que dirigirse, ya que mi tío era dueño de ese lugar para ver si yo conocía a la persona que supuestamente entrevistaba, me bloqueó. Me comentan que ya lo ha hecho con una chica, pero a ella se le hizo raro y por tal motivo iba acompañada y la persona jamás apareció, ni en el lugar lo conocían, e imagino que vio a la chica acompañada y ya no pudo cumplir lo que tenía pensado”.

Reporte 2:

“Es este mismo, por suerte yo le platiqué a mi esposo y él me comentó que no le parecía un buen trabajo, ya que el señor se negaba a que me acompañaran. Yo le decía que como lo identificaba y él sólo me dijo que ya que estuviera entre esas calles le mandara ‘INBOX’ y el saldría por mí”.

Reporte 3:

“Sí, David Alfaro tiene tiempo haciendo esto, a mí también me citaba en un motel, dice que el lugar aún no se abre y por eso la cita es en un motel. Según en una semana se abría el spa para lo que era el trabajo,  que el fisioterapeuta te va a dar una capacitación ahí en el motel, pero eso fue hace ya un mes, seguí viendo las publicaciones cada semana. Yo siempre comento en ellas para decirles a las chicas y luego quita la publicación”.

En lo personal, aprovecho para compartir que yo, la reportera de ENFOQUE informativo, tuve la oportunidad de toparme con esta vacante de empleo en mi época de estudiante, así mismo tuve la oportunidad de conocer al supuesto sujeto responsable de las publicaciones.

Contacté al sujeto cuando en un grupo de empleo, vi la vacante de asistente de masajista. Como es costumbre del sospechoso, ofrecía la misma vacante, con los mismos horarios y el mismo sueldo, es importante señalar que en ese entonces este personaje no tenía la fama que tiene ahora. Al verme curiosa más que interesada decidí contactarlo por “INBOX”, en ese momento eran aproximadamente las 7:30 pm, rápidamente me respondió diciendo que era el último día de capacitación y que llevaban capacitando a las personas interesadas desde las diez de la mañana, pero que aún alcanzaba una capacitación muy general con otras mujeres que no pudieron acudir más temprano. La cita que me dio era a las nueve de la noche en el salón de reuniones del Hotel Morelia, (en ese momento me extrañó el horario), también me comentó que me daría 100 pesos para comprar los materiales, solo si me quedaba con el empleo, lo cuestioné diciendo que no podía ir ya que era muy tarde, él insistió diciendo que no demoraría mucho, que sería algo muy general de 30 minutos y que no estaría sola y abría una persona profesional. También señaló la vestimenta para la capacitación, en donde me especificó ropa deportiva, y de preferencia un top por debajo de la ropa para que el capacitador pudiera realizar masajes en mí y así entender personalmente como se deben hacer las cosas; justificando que no se puede hacer algo si se desconoce el sentir. Para este punto no estaba interesada en la vacante ya que no me sentía cómoda con las condiciones de la capacitación, pero pese a ello le pregunté el domicilio exacto del Hotel (ya que yo no había escuchado antes de dicho hotel), para solo darme un vuela y ver la capacitación y ver si me interesaba realmente. Él me dijo que pasaría por mí en la esquina de la calle Lerdo que cruza con la calle Morelia, también me dijo que llevara una solicitud de empleo y el IFE y me vería en el lugar acordado, él me llamaría para confirmar si estaba ahí y pasaría por mí. Pese a mi extrañes le confirmé que asistiría al punto de encuentro, pero lo que no le dije es que iría acompañada por una amiga, a la que solo señalaré como Oliva. También decidí no llevar ningún papel ni identificación de ningún tipo.

Al llegar al punto del encuentro lo esperé 25 minutos, en ese tiempo me llamó en una ocasión, fue para confirmar mi ubicación y le dije que ya lo estaba esperando, resaltándome que estaba por llegar. Cuando colgué le dije a mi amiga Oliva que se alejara de mí y solo me dejara su celular ya que en ese tiempo yo no tenía uno, quería ver qué hacia el sujeto ya que todo se me hacía extraño, ella lo hizo. Después de unos minutos de esperar, vi cómo se aproximaba a lo lejos un sujeto que miraba atento en el punto donde yo estaba parada, tomé el celular y marqué al número del supuesto contratista; para mi sorpresa confirmé que el sujeto que se aproximaba era él pues respondió el teléfono, y ahí fue cuando me di cuenta que nada estaba bien. El sujeto era un hombre aproximadamente de 1.75 a 1.80 m de altura, muy delgado, moreno, estaba bastante sucio, playera beige con cuello tipo polo, la playera tenia rayas delgadas verdes o azules, el pantalón lo recuerdo muy bien era azul claro deslavado, le quedaba un poco flojo, botas de trabajador, como las que tienen casquillo en la punta, no recuerdo las facciones del rostro, solo recuerdo que tenía la cara larga y los vellos de la barba le estaban creciendo. Su aspecto señalaba que no tenía nada que ver con ningún negocio de fisioterapia ni nada por el estilo, parecía más bien un  trabajador de obra recién salido de trabajar. Pese a mi extrañes y mi confirmación de la mentira tomé la iniciativa y me acerqué a él saludándolo con la mano. En ese momento para la sorpresa del sujeto, Oliva se acercó hacía mí, al instante el hombre se mostró muy nervioso, casi ni me tocó la mano cuando me saludó y tampoco se me acercó tanto. Yo le pregunté extrañada si él era a quien estaba esperando, me respondió directo que sí y rápidamente sin decir más me dirigió al lugar de la supuesta capacitación, señalándome estrictamente que mi amiga se tenía que quedar en la esquina esperándome, Oliva me miró asustada y le dije que sí, que me esperara en la esquina, mi plan era cancelarle antes de llegar al lugar en donde se suponía que sería el evento ya que en lo que lo esperábamos solo pudimos ver un hotel con nombre Morelia y no tenía para nada el aspecto de un lugar para capacitar personas. Rápidamente me dijo que lo siguiera, ni siquiera me esperó, caminaba algo rápido yo iba detrás de él. Cuando nos aproximábamos al hotel comenzó a caminar lento como si estuviera pensando, yo solo le veía la nunca o lo poco que alcanzaba de su espalda. De repente solo se giró bruscamente haciéndome frenar y me pregunto, ¿traes tu IFE? Le dije que no pensé que la necesitaría, cuestionándole para qué la necesitaría ya que solo quería ver la capacitación. Me dijo que la iba a ocupar, se quedó pensando unos segundos y me dijo que ocupaba sacar unas copias que regresaba en un momento que no me moviera de donde estaba; le cuestioné que no encontraría ningún lugar a esa hora que sacara copias y que solo quería ver la capacitación que no ocupaba papeles, me dijo que de todas formas lo esperara, se retiró a un deposito que estaba muy cerca, no sé qué fue a hacer ahí, pero tomó su celular para hacer una llamada, en ese momento le dije a mi amiga que se aproximara hacía conmigo y solo vimos cómo se dirigía por la calle Lerdo hacia un rumbo desconocido. Después de eso no regresó, preguntamos en el supuesto hotel y nunca hubo ningún tipo de capacitación, ni conocen al supuesto hombre.

Es importante señalar que mi anterior experiencia sucedió hace un año y dos meses, los reportes que mostré al inicio de esta investigación son muy recientes, aproximadamente semanas, esto quiere decir que este sujeto lleva operando con el mismo sistema desde hace un año.

Las preguntas son: ¿Quién es este sujeto? ¿Se trata de un solo hombre o varios? ¿Por qué ofrecer vacantes de este tipo para luego desaparecer de las personas y miente en cuanto a lo que dice? ¿Por qué opera de la misma forma desde hace prácticamente un año que se tiene registro de él?

Imaginemos un momento, que se trata de un violador, de ser así su modo de operación funciona para intentarlo constantemente por más de un año y de la misma forma, qué lógica tiene que una mujer vaya sola con un hombre a un hotel o motel a una supuesta capacitación de trabajo, si una mujer fuera víctima sexual en estas condiciones ¿Quién le podría creer? La respuesta sería nadie porque lo que todos equivocadamente dirían es que esa mujer es una buscona ¿Qué víctima sexual en estas condiciones se sentiría con el derecho de denunciar algo en una sociedad machista que acostumbra en su vocabulario palabras como buscona?  La respuesta el crimen perfecto, que no solo se presta a agresiones sexuales, incluso pudiéramos hablar de trata de personas, secuestro, estafa y muchísimas cosas más. Esto es algo que debe preocupar a la ciudadanía nayarita y autoridades correspondientes ya que tal vez no todas las mujeres pueden creer este tipo de vacantes y condiciones, pero ¿Qué pasa con aquellas mujeres que de verdad tienen necesidad y ciegamente se aventuran a este tipo de vacantes con todo y condiciones?  Desgraciadamente vivimos en una sociedad que no le es fácil concebir la ingenuidad y la falta de malicia en una persona, pero la ingenuidad de verdad existe y hay personas que toman ventaja de esto para hacer sus actos delictivos.

Sin duda el tema da mucho qué hablar, no es normal que este tipo de reportes sean tan similares y tan constantes, esperemos que nada haya pasado a mayores con este sujeto, pero de ser así es conveniente atreverse a denunciar, y por el momento, solo nos queda prevenir y estar alertas.