La República laica y la conciencia religiosa

La verdad… sea dicha

Todo mundo sabemos que desde hace siglos en México la relación del Estado con la Iglesia Católica ha tenido sus etapas álgidas, pero también ha habido tiempos de sosiego y entendimiento aterciopelado; para qué entrar en detalle con estos pasajes de la historia nuestra que un día ocasionaron la separación total de la Iglesia con el Gobierno, situación que quedó delineada en los preceptos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. En la raza Azteca existen en la experiencia de las alabanzas religiosas, sentimientos humanos que van más allá de los mandatos establecidos. Ciertamente en México está la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión de toda persona, pero existe también el documento constitucional que señala a este país como una República laica, condición que limita el comportamiento público de los gobernantes respecto a su relación con sus creencias religiosas. Justamente sobre este espinoso tema, déjeme contarle amigo lector sobre la manera tan particular en que algunos gobernantes han insistido en expresar su religiosidad y su fe en sus creencias, manifestándolas abiertamente por encima de lo que la Constitución establece.

publicidad
Publicidad

Así en este tenor, durante muchos años hemos visto como los gobernantes, diputados, líderes de partidos políticos, y alcaldes, consagran y entregan a Dios las esperanzas de bienestar social para sus gobernados; bueno, hasta un representante de un gobierno estatal alguna vez envió una carta al Papa, pidiéndole “como gobernante y sobre todo como hombre de fe” una oración para los ciudadanos de su estado de México. Luego también se ha visto en algunos titulares del Poder Judicial, allá por el famoso Cerro de la Silla en Nuevo León, dedicar a Dios su responsabilidad de administrar justicia. Claro que estas actuaciones de los funcionarios públicos quebrantan uno de los preceptos constitucionales sobre los que se cimenta la democracia como es la laicidad que marca la neutralidad religiosa respecto a las acciones administrativas del Estado, tal como lo señalan los artículos 24 y el 130 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Pero es aquí justamente donde tal vez ya sea hora de ir pensando en una nueva reforma constitucional que dé flexibilidad, y a la vez rigurosidad a la importante figura del Estado Laico; que magnifique la posición gubernamental respecto a sus derechos como Estado, pero también que se sensibilice y se dé apertura de creencia a los funcionarios públicos, siempre que se manifiesten en lo propio y lo personal sobre su franca postura religiosa. Desde luego que hay muchos inconvenientes, acciones difusas que pudieran señalarse como incontrolables respecto a la expresión de una preferencia religiosa, pero en estos tiempos donde todo está cambiando de manera vertiginosa, por qué no habría de intentarse una nueva manera de entender  y acatar el mandato del Estado Laico.  Sin ir tan lejos en las interpretaciones, en la esencia de la Constitución, se habla sobre la libertad de religión que toda persona tiene; y en la reforma de 1992 se establece que el Congreso no puede dictar leyes que establezcan o prohíban religión alguna, de ahí que en las limitantes de los gobernantes respecto a la cohibida expresión de sus credos, indudablemente algo pudiera cambiar.    

Concierto de lujo en Tepic

Para este próximo jueves 29 de octubre, el Gobierno del Estado de Nayarit a través del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Nayarit presenta “Más Música con Luis Eduardo en Concierto”, un evento que se presentará en el Teatro Miguel Alemán en punto de las 8 de la noche con entrada gratuita. Vale la pena ir a divertirse y pasar un rato muy ameno con este artista que según sé tendrá como invitada a la compositora Lilian Otero de Calleros, una señorona de la canción recordada por sus participaciones en concursos nacionales de composición desde donde trajo grandes triunfos para Nayarit. Y luego, la voz inigualable de Luis Eduardo acompañado de sus hijos que son una sensación musical. Seguramente será una noche inolvidable.

Nayarit, tierra bendita de Dios

Los nayaritas todavía estamos agradeciendo a Dios que el huracán “Patricia” no haya golpeado a la entidad Cora con la fuerza que se esperaba, luego de que los medios nacionales e intenciones catalogaran al fenómeno meteorológico como el más poderoso y catastrófico. Oiga usted, lo que si es de admirar y reconocer es la manera en que las autoridades gubernamentales trabajaron para rápidamente tratar de tener controlada la situación respecto a la protección de las personas que se encontraban indefensas en zonas de alto riesgo. Aquí en Nayarit el amigo gobernador Roberto Sandoval Castañeda, desde el jueves pasado instruyó a su equipo de seguridad estatal encabezado por el Secretario General de Gobierno, José Trinidad Espinoza Vargas, para que se conformara la estructura operativa para el inusual evento climatológico, el mismo gobernador Sandoval instaló de inmediato su base de operaciones para la probable contingencia en la zona de Bahía de Banderas; durante jueves y viernes hubo una total comunicación con la ciudadanía a través de los medios de comunicación como la televisión, la radio, la prensa, y la internet que en esta ocasión volvió a jugar un papel sumamente importante con las redes sociales donde segundo a segundo se mostraba en imágenes el avance del huracán. Fue grato ver como se ayudaba a la gente para ubicarla en los albergues instalados en los puntos de la localidad, en Tepic, en Bahía y en los municipios donde se suponía el huracán iba a pegar con todo; el Ejército Mexicano como siempre estuvo atento al pie del cañón, la Policía Nayarit, la Guardia Civil, los Policías Municipales, la Policía Federal, la Cruz Roja, todo mundo participando, aún cuando minuto a minuto se difundía la peligrosidad de “Patricia”. Desde el Gobierno Federal el Presidente Enrique Peña Nieto y todo su gabinete se pusieron en máxima alerta para ayudar a los posibles damnificados y coordinar los trabajos de protección en los estados afectados, sin duda fue una cobertura total; por fortuna “Patricia” no impactó en el país como se esperaba y de lluvias torrenciales no pasó. En Nayarit ahora lo primordial es vigilar la creciente de los ríos y el cuidado que se deberá tener con las presas hidroeléctricas para que no se vaya a generar una desgracia. Pero insisto, aquí en la tierra Cora las autoridades gubernamentales estuvieron a la altura de las circunstancias, los funcionarios públicos, las instituciones médicas, los bomberos, y la ciudadanía en su conjunto tomaron con mucha seriedad la posibilidad de que el poderoso huracán “Patricia” llegara con toda su fuerza a ocasionarnos un gran problema. Por cierto, también merecen un aplauso las empresas y negocios comerciales que permitieron que sus trabajadores el viernes pasado salieran temprano para reunirse con sus familias, sin duda un acto de entera humanidad, y un tache para los comercios con dueños avaros y deshumanizados que sabiendo de la contingencia se negaron a darle el día a sus trabajadores. Empresarios miserables y ruines  que no entienden que más que el dinero lo más importante es la estabilidad física y anímica de las personas. En fin, de todo hay en la viña del Señor. Para comentarios robleslaopinion@hotmail.com

Publicidad