La Salud es lo primero

La verdad… sea dicha

Que tal, amigo lector; hoy ya es jueves 25 de febrero, dicen los astrólogos que esta noche habrá luna llena, una noche especial para los adoradores de lo extraño, y preocupante para los supersticiosos: yo como creo muy poco en estas cosas del ocultismo, ni sudo ni me abochorno, simple y sencillamente dejo que cada quien piense lo que quiera, en esta vida cada cabeza es un mundo, y ya bastantes problemas tenemos con muestra cotidiana vida como para estarnos preocupando por cuestiones que deambulan en lo abstracto, en lo inexplicable, en lo tantas veces incomprensible para nuestro intelecto. Mejor déjeme platicarle que en el Congreso del Estado de Nayarit ha surgido una propuesta para instalar en el recinto legislativo un módulo médico para atender a las personas que quieran aplicarse la vacuna contra la influenza, esto con la finalidad de contribuir aún más con el programa de prevención que se ha venido instalando en varios sitios de Tepic por parte de la Secretaría de Salud de Nayarit. Fue el diputado priista Benigno Ramírez Espinoza el que tuvo esta magnifica idea, mediante la cual también se tendrá el cuidado de revisar a las personas que pudieran haberse contagiado de la enfermedad. Claro que iniciativas como esta son de aplaudirse, pues hablan de la preocupación que la ciudadanía está teniendo por evitar que más personas se enfermen.  El diputado Benigno Ramírez aseguró que hay suficientes vacunas para ser aplicadas principalmente en niños menores de edad, adultos mayores y personas con enfermedades degenerativas. Bien por la Trigésima Primera Legislatura que trabaja en pro de los nayaritas.

Publicidad
Aquellos años en el mar

Qué tal, amigo lector; por fin nos cambió el clima, y los días previos a la primavera han estado muy bonitos, tanto que ya apetece ir a la playa, sobre todo a estas de La Riviera Nayarit que son las más bonitas del mundo. Apoco no se le antoja a usted pasarse una semanita en Nuevo Vallarta Nayarit, donde hay un paraíso que encaja perfecto con la hotelería y toda la infraestructura dispuesta para vacacionistas conocedores; o mínimo hospedarse en Guayabitos, o en la Peñita de Jaltemba, donde los atardeceres son maravillosos; ahí, por cierto, pasé muchas vacaciones de Semana Santa en compañía de mi familia, donde disfruté de mi infancia. Fíjese usted que nuestra estancia en la Peñita de Jaltemba era con muchas limitaciones económicas, pues aunque mi padre ganaba bien como maestro, precisamente en una escuela de esa zona costera, la verdad es que su sueldo le era insuficiente para la semana que nos pasábamos en la playa; aunque mi Sergio bien que se las ingeniaba para salir adelante con los gastos; días antes de las vacaciones él hablaba con el director de su escuela para que nos permitiera quedarnos en los salones de la secundaria, así que al llegar, teníamos un terrenòn y baños para nosotros solos, además de las canchas deportivas donde nos pasábamos unas tardes fenomenales jugando fútbol, claro, después de pasar las mañanas en el mar.

Mi padre tenía un Volkswagen en el que partíamos de aquí de Tepic, él, mi tía, su hija, mi hermano y yo, ah y un perro de estatura mediana que no podíamos dejar en casa por miedo a que se fuera a morir de hambre, pues era tan lángaro que la comida que le dejábamos para la semana se la acababa en un día, así que era obligación llevarlo con nosotros. Recuerdo que la salida de Tepic era siempre en jueves por la noche, cuando mi tía Esperanza, que era la cajera principal de Hacienda, salía de vacaciones; entonces, por la tarde íbamos al súper a comprar despensa para llevárnosla, en la idea de ahórranos dinero, y evitar tener que ir a gastar a los restaurantes que siempre son caros. La ida al centro comercial significaba toda una travesía, pues normalmente estaba lleno de gente queriendo acabarse la mercancía; para nosotros pan Bimbo, tostadas, atunes, mayonesa, y refrescos, nunca debía faltar; así, después de una larga fila salíamos dispuestos para partir a la playa. Aunque otro dilema era escoger la ropa que llevaríamos; mi padre decía que con un short y camiseta era suficiente. No sé cómo le hacíamos pues en una pequeña parrillita que le poníamos al vochito en el capacete, se le acomodaban las grandes bolsas de mi tía, mi ropa, la de mi padre, mi hermano, y las mentadas cobijas que tanta pena me daba andarlas luciendo por la carretera. Así partíamos alegres en la madrugada rumbo al mar, con el Jesús en la boca, pues cada que en la carretera nos pasaba un camión grande o un tráiler de la coca, el vocho se ladeaba de tal manera que pensaba algún día se iba a voltear, cosa que mi padre no creía, pues se carcajeaba con mi cara de espanto.

Total, siempre ocurría que en los dos primeros días nos acabábamos la comida (estábamos como mi perro), así que los otros tres días de nuestra estancia, mi viejo era el que apechugaba con los gastos; a mí eso me encantaba, porque como dice el gran compositor don José Alfredo Jiménez, yo no nací para pobre me gusta todo lo bueno, lo malo es que no tuve la suerte de ser hijo de don Carlos Slim. Pero ir a los restaurantes es otra cosa, sobre todo cuando quieres quitarte el sabor del agua salada con algún delicioso guiso. A mí de las noches en la Peñita me encantaba salir a la avenida, entonces la única en el pueblo, para sentarnos a escuchar la música de banda en vivo, o el sonido a todo volumen que los muchachos traían en sus autos. Luego por las mañanas muy temprano el agua de coco, y más tarde los helados de nuez con leche, eran una delicia para disfrutar. De los centros de diversión como los antros, se poco, pues nunca fui de los que me gustara asistir a ellos, pero por mis amigos se que eran y son espectaculares. En fin, son recuerdos. Ahora ya de grande, con mi esposa Leticia he ido algunas veces, y la hemos pasamos muy bien, aunque todo ha cambiado. La Riviera Nayarit es maravillosa, no por nada muchos turistas de todo el mundo la prefieren, aunque a decir verdad, aquel pueblito romántico, colonial llamado Rincón de Guayabitos, en los 80 era mágico en verdad, sus callecitas adoquinadas, las casonas de los gringos, y el calor de su gente era otra cosa; jamás olvidaré aquel primer atardecer en ese lugar, donde siempre pensé que si eso no era el paraíso muy cerca estaba de serlo. Años después hasta una canción le escribí, tema que mi padre interpretaba con su rondalla de alumnos a quienes enseñó a tocar la guitarra en la escuela de la Peñita.

Cafeteando la noticia

Control señores, control, como diría mi buen amigo columnista, el maestro José María Narváez, estos no son tiempos de remilgos, la salud está primero, en vez de estar criticando, mejor unámonos para ver de qué manera podemos ayudar en la prevención de las infecciones respiratorias, con el dengue y la influenza. Ya habrá tiempo para seguir con los arengues políticos de la entidad. Para comentarios robleslaopinion@hotmail.com

Más noticias

“Fuera Dunga”, reciben a Brasil

La selección brasileña que cayó en los penaltis frente a Paraguay y dijo adiós a la Copa América llegó hoy a Brasil, donde un pequeño grupo de hinchas la recibieron con abucheos y al grito de “Fuera Dunga” .

El seleccionador brasileño llegó al aeropuerto de Sao Paulo junto a un grupo de jugadores, entre quienes estaban Douglas Costa, David Luiz, Filipe Luis, Elías, Miranda, Firmino y Robinho, que escucharon por momentos un coro que repetía la palabra “mercenarios” .

Publicidad

Dunga, cuya destitución llegaron a pedir algunos diarios del país, dio unas breves declaraciones a periodistas en las que reflejó su malestar con las críticas.

“Brasil pasó cuarenta años sin ganar la Copa América y cuando la ganamos dijeron que no valía nada” , declaró el técnico de la selección brasileña.

“Ahora lo que vale son las eliminatorias para el Mundial” , apuntó el técnico, que dejó el aeropuerto en medio de abucheos.

El defensa central Joao Miranda, que milita en el Atlético de Madrid aunque se conjetura que será transferido al Inter de Milán, admitió que la selección decepcionó en la Copa América disputada en Chile, pero también dijo que hay que “enfocar” las eliminatorias.

Sobre las críticas de los hinchas, Miranda declaró que el equipo debe “respetar y escuchar” y concentrarse de cara a la eliminatoria suramericana para el próximo Mundial, que comenzará en octubre.

El médico de la selección, Rodrigo Lasmar, insistió por su parte en que un virus afectó a varios jugadores poco antes del partido de cuartos de final frente a Paraguay y sostuvo que eso mermó el físico del equipo.

“Algunos jugadores tuvieron un malestar, dolores de cabeza y una indisposición. Fueron medicados y se entrenaron normalmente, pero estaban debilitados” , arguyó.