La sorpresa de la Final NBA

Matthew Dellavedova ya se ha hecho con un nombre en Cleveland: ‘Delly’. Le tienen cariño después de la magnífica serie que está firmado en estas Finales de la NBA.
En los últimos dos minutos de partido se oyeron más los vítores hacia el australiano por parte de la fanaticada que cualquier otro coro en los tres partidos. Vencieron los Cavaliers a los Golden State Warriors en el Juego 3 (91-96), el primero que disputan en el Quicken Loans Arena, y el armador suplente, el que ha explotado y ha elevado a su equipo a las alturas, volvió a ser primordial.
Y no es sólo su actitud en defensa y su capacidad para frenar a un Stephen Curry desaparecido en la primera mitad del partido (anotó tres puntos con 1 de 6 en tiros de campo y 1 de 4, luego mejoró sustancialmente tras el descanso) sino su aporte ofensivo. Anotó 20 puntos y brindó cuatro asistencias, además de agarrar cinco rebotes. Estuvo sublime en varias fases del encuentro y fue capaz de contagiar a sus compañeros hasta hacer delirar al graderío al completo. Volvió a emplearse a fondo como hizo en el partido anterior, luchó cada balón como si fuera el último, saltó por encima de los aficionados de la primera fila para recuperar balones, persiguió a Curry hasta la saciedad, y anotó, vaya si anotó.
Sus 20 puntos en el juego de este martes sumaron una unidad más de las conseguidas en las tres citas anteriores. Se quedó a un punto de firmar el máximo de su carrera, y esta marca fue la mejor en postemporada. Cabe resaltar que durante la temporada regular sus números fueron de 4.8 ppj y 3.0 apj en 20.6 minutos. Las cuentas se disparan en los dos últimos juegos, en los que ha combinado una media de 14.5 ppj y 2.5 apj. Sin duda, está aprovechando la oportunidad tras la dramática lesión de Kyrie Irving.
Si el domingo ayudó a que la labor de LeBron James fuera más notoria (en el Juego 3 rozó el doble-doble en el Juego 3 con 40 puntos, 12 rebotes y ocho asistencias), en esta ocasión, hizo más de lo mismo. Cuando los ‘Cavs’ llevaban 88 puntos en el marcador, tando ‘Delly’ como James participaron activamente en 70 de ellos, o bien en anotaciones o en asistencias. El dueto está siendo sin duda mucho más dinámico que los ‘Splash Brothers’, Curry y Klay Thompson (10 puntos y 13 rebotes).
Un periodista australiano le preguntó a James antes del Juego 1 qué era lo que más le gustaba del juego de Dellavedova y cuál era el aporte de los jugadores que venían de esa parte del mundo. “Son duros”, contestó el monarca, “muy duros”. Y así lo ha demostrado el armador. Todo pundonor, pero no solo eso, todo garra defensiva y confianza en ataque. El ‘aussie’ ha vuelto a destacar, y mucho se tiene que ajustar Curry para salvarse de su intensa marca, algo que logró en la segunda mitad (anotó 17 puntos con 9-de-14 en tiros de campo y 6-de-9).
Sin duda, Dellavedova está haciendo que Irving esté orgulloso de su labor. No es para menos.

publicidad
Publicidad
Publicidad