LeBron James busca su anillo más preciado en una final entre novatos

Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers protagonizan desde mañana una final de la NBA entre dos equipos “novatos” y muy similares con el astro LeBron James como único punto de continuidad.

Las estrellas de ambos equipos nacieron en el mismo hospital en Akron, Ohio, junto a Cleveland. Los Warriors disfrutan del lanzador Stephen Curry, MVP de la temporada, mientras que los Cavaliers disponen del polifacético James, ganador cuatro veces del premio MVP.

publicidad
Publicidad

Ambos equipos tienen entrenadores novatos. Los Warriors, el mejor equipo de lo que va de temporada, están guiados por Steve Kerr, cinco veces campeón como jugador. A los Cavaliers los comanda David Blatt, ganador de múltiples títulos en Europa.

Ambos equipos llevan mucho tiempo esperando ganar un anillo de campeón del baloncesto norteamericano. Los Warriors no lo hacen desde 1975, mientras que los Cavaliers, que perdieron la final de 2007, nunca lo han logrado desde su fundación en 1970.

“Los aficionados se lo merecen. Han estado esperando 40 años, ha llegado el momento”, dijo Curry.

“Entiendo por lo que ha pasado esta gente”, dijo James, que tras sus cuatro años en Miami regresó a su hogar, a Cleveland, ciudad que no celebra un gran título deportivo desde 1964.

También los dos conjuntos disponen de sendos jugadores australianos: los Warriors cuentan con el pívot Andrew Bogut, y los Cavaliers, con el base suplente Matthew Dellavedova.

Pero aunque son favoritos, tienen factor cancha a favor y un plantel más completo, a los Warriors les falta algo: ninguno de sus jugadores ha disputado una final. Los Cavs, en cambio, tienen a James, que va a estar en su quinta seguida tras las cuatro que hilvanó en Miami, donde logró dos títulos. El tercero, con el equipo de casa, tendría mucho más valor.

“Es un campeón. Ha madurado en su papel y sabe lo que hace”, alabó Kerr a James, que aunque no lanzó bien en los playoffs está promediando 27.6 puntos, 10.4 rebotes y 8.3 asistencias.

Por ello siente que están siendo los mejores playoffs de su carrera. “Si uno junta mi mente, mi cuerpo y mi juego, son probablemente los mejores”, admitió, obligado a liderar a un equipo muy inexperto y con la baja por lesión de Kevin Love y los problemas físicos de Kyrie Irving.

Los Warriors tratarán de frenarlo con varios defensores como Draymond Green, Harrison Barnes, Andre Iguodala y Klay Thompson. “Es un lujo tener varios jugadores para cubrir a alguien”, dijo James. “Tienen mucha gente para poner sobre mí, pero no me afecta en lo que necesito hacer”.

La principal preocupación de Cleveland será Curry, que está promediando 29,2 puntos y ya superó hace tiempo el récord de triples anotados en unos playoffs con 73. Su lanzamiento, su rapidez y su manejo de la pelota hacen de Golden State un equipo letal en ataque.

“No creo que haya habido en esta liga un jugador que sea capaz de lanzar así tras el dribling y tras recibir el pase. Crea muchos problemas”, dijo James sobre el astro rival.

Curry también se enfrentará a múltiples defensores, como Dellavedova e Iman Shumpert. Tras una semana de pausa entre las finales de Conferencia y el gran duelo por el anillo, al mejor de siete encuentros, el astro de Golden State afirma estar ansioso por que empiece todo.

Publicidad