Leonardo Avendaño tenía fotografías “comprometedoras” con diferentes sacerdotes

La Procuraduría General de Justicia capitalina mantiene dos hipótesis que desencadenarían el homicidio del diácono Leonardo Avendaño, una de ellas es la presunta extorsión cometida por este joven contra el párroco Francisco Javier y otros sacerdotes, y una relación sentimental que mantenía con una joven.

Con base en testimonios asentados en la Carpeta de Investigación FCIH/1/UI-1 C/D/00108/06-2019, este joven, quien pretendía ser seminarista, sólo se dedicaba a colaborar en el templo de Cristo Salvador, no tenía ningún ingreso económico fijo, ya que su madre le entregaba alrededor de 10 mil pesos al mes, pero ella ya falleció.

publicidad
Publicidad

“No trabajaba, ayudaba a oficiar misas; era huérfano, ya que recientemente su madre había fallecido”, se asentó en uno de los testimonios de uno de los conocidos de Leo ante las autoridades judiciales.

No obstante no tener ingresos fijos, el joven poseía una SUV Chevrolet Trax de modelo reciente y continuamente realizaba viajes al extranjero a destinos como Aspen, Milán, Beirut o Miami.

Días antes de ser asesinado, Leonardo arrendó un departamento en Ayuntamiento 129, en la colonia Miguel Hidalgo Primera Sección, en la alcaldía de Tlalpan, muy cerca del templo donde vivía; por este inmueble pagaría más de seis mil pesos al mes, según las indagatorias de la Policía de Investigación.

Dentro de los indicios que recabaron los investigadores se encuentra un teléfono celular de última generación y un iPad, donde fueron encontradas fotografías “comprometedoras” de Leonardo con otros religiosos. Hay imágenes recurrentes con tres sacerdotes, uno de ellos el padre Francisco Javier.

“Estas fotografías podrían haber sido utilizadas para extorsionar a sus acompañantes, porque eran muy explícitas”, sosteniendo relaciones sexuales, dijo una fuente de la Procuraduría capitalina consultada por Excélsior.

También se pudo constatar que Leo mantenía una relación sentimental con una joven, por lo que también se considera una posible venganza de su agresor al conocer esta situación.

El martes pasado, la procuradora capitalina, Ernestina Godoy, señaló que en los tres meses que fueron fijados por el juez de control para complementar la investigación en el homicidio de Leonardo Avendaño, esta dependencia ampliará sus pesquisas a las cuentas financieras de la víctima.

“Varias cosas, hemos pedido información sobre toda su actividad económica, cuentas y eso, que todavía no nos la dan, las cuentas de Leonardo”, dijo la procuradora al ser entrevistada al término de la reunión de gabinete de seguridad.

Será la Unidad de Investigación Financiera de la Fiscalía General de la República, que encabeza Santiago Nieto, la que desarrolle esta indagatoria.

Godoy refirió que también se harán nuevas búsquedas al interior de la vivienda del sacerdote y del diácono, las cuales se encuentran contiguas a la parroquia de Cristo Salvador.

Publicidad