¿Llamarán a cancelar los Oscar por Trump?

Las políticas del presidente estadounidense sobre los migrantes, ¿orillarán a los ejecutivos a cancelar la celebración como protesta?

Las políticas del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump han afectado considerablemente a la industria del cine, siendo que muchos de sus integrantes comprenden gente de distintas partes del mundo.

Publicidad

La recién orden migratoria impuesta sobre varios países para no aceptar a refugiados musulmanes de distintos países del Medio Oriente, llegaría a impedir a varios nominados a los Óscar a atender a la ceremonia de los Premio de la Academia de este año.

Por lo pronto el director iraní Ashgar Farhadi, responsable de la cinta extranjera nominada “The Salesman” y el documental sobre rescatistas sirios “The White Helmets”, no podrá asistir debido a estas políticas. Farhadi ha dicho que aún si se hiciese una excepción en su caso, no atendería debido a sus principios.

La Academia llegó a declarar lo siguiente: “La Academia celebra los logros en el arte de la cinematografía, que busca trascender fronteras y hablar con los espectadores de todo el mundo, independientemente de las diferencias nacionales, étnicas, o religiosas. Como seguidores de cineastas-y los derechos humanos de todas las personas, en todo el mundo, nos resulta muy preocupante que Asghar Farhadi, el director de la película ganadora del Oscar de Irán, “A Separation”, junto con el elenco y la tripulación de un Oscar de este año nominado la película “The Salesman”, podría ser prohibido entrar en el país a causa de su religión o país de origen.

Así, puede que los Premios de la Academia no lleguen a cancelarse, pero hará más falta de discursos políticos de las celebridades para “calmar las llamas”.

No solo la ceremonia cinematográfica nunca ha llegado a cancelarse antes, sino que el llegar a hacerlo significaría una enorme pérdida económica  para la Academia y la cadena televisiva ABC, la cual transmite el evento.

Muchas de las políticas aplicaran para distintos artistas extranjeros dentro del territorio estadounidense quien se encontrará atrapados dentro del territorio con sus green cards o visas una vez que abandonen el país.

Muchos consideran que múltiples discursos dirigidos a artista que están de acuerdo entre ellos no sirve de mucho. La acción más contundente, consideran, serían cancelar la ceremonia completamente y servir como una apropiada protesta.

Los Óscar han llegado a ser pospuestos debido a eventos trágicos, como lo fue el asesinato de Martin Luther King Jr. y el atentado al presidente Ronald Reagan, pero jamás fueron cancelados.

Muchas ocasiones marcaron esta esperada ceremonia años atrás. Se muy recordada la ausencia de Marlon Brando en la ceremonia de los Óscar cuando triunfó por su actuación en “El Padrino”.

Una joven vestida en indumentaria de indígena americana habló en lugar de Brando diciendo que el actor rechazó la estatuilla por su oposición de la industria cinematográfica hacia otras razas.

Este discurso fue confrontado con cierta hostilidad y hasta ahora resuena en la memoria de muchos artistas.

Otras celebridades que no pudieron dejar atrás sus ideologías políticas, fueron los actores Richard Gere, Tim Robbins y Susan Sarandon, que llagaron a amenazar sus futuras apariciones en la ceremonia por el productor Gil Gates.

Este tipo de situaciones nos hacen recordar a las épocas de las “listas de negras” dentro de Hollywood durante la Guerra Fría. Un caso muy conocido fue el descrédito y rechazo del guinista y escritor Dalton Trumbo.

Trumbo llegó a trabajar en cintas como “Espartaco” y “Johhny cogió su fusil”, escribiendo todos sus trabajos con un seudónimo y se vio obligado a refugiarse en México, rehusando a censurarse o renunciar a sus ideologías políticas.

Quizá la cancelación o censura de la ceremonia del Premio de Academia le ayudaría a ver a la ciudadanía estadounidense la importancia de los migrantes, que hace años hicieron a su país rico en talentos, empresas y hallazgos.