Los hombres de las estatuas (Cuarta parte)

Véritas Liberabit Vos

El título de Primera Dama se le ha asignado a la consorte del Primer Mandatario de la Nación un título convencional dentro de nuestra política del cual Beatriz Gutiérrez Mueller esposa de Andrés Manuel López Obrador ha dicho que no ejercerá como lo han hecho sus predecesoras que encabezaban principalmente las labores de asistencia social del Gobierno que su consorte encabezaba; se sabe que la primera Primera dama del país fue María Antonieta Bretón y Velázquez esposa de Guadalupe Victoria Presidente de 1824 a 1829, y es precisamente el nombre de María el que más se ha repetido en las esposas de los mandatarios habiendo habido hasta la fecha 12 primeras damas con este nombre; en la etapa contemporánea hubo dos casos en que no fueron las esposas las que llevaron el liderazgo en el aspecto social del País, como fue con Plutarco Elías Calles (1924/1928) donde fue su hija Hortensia Elías Calles en quién recayó esta actividad y con Gustavo Díaz Ordaz (1964/1970) donde su hija Guadalupe Díaz Borja encabezó el cargo; de dos Presidentes no se tienen noticias que hayan llegado al poder con acompañante, tales son los casos del tres veces Presidente Anastasio Bustamante (1830/1832, 1837/1839, 1839/1841) y de Manuel de la Peña y Peña (1847/1848); de las primeras damas una de ellas de conformidad a lo establecido en el Artículo 2 del estatuto del Segundo Imperio (1864/1867) no solo fue emperatriz sino también gobernante, ya que de acuerdo con el mismo reconocía a la emperatriz como regente y cabeza del gobierno en cualquier momento donde el Monarca se ausentara, lo que se dio durante las giras que Maximiliano realizó al interior de sus dominios, así como al salir a combatir a los liberales; aunque hay que anotarlo, la primera emperatriz del México independiente fue Ana María de Huarte esposa de Agustín de Iturbide, otra María con lo que ya serían 13 con dicho nombre.

Publicidad

Mucho se puede escribir de las acciones o historias tejidas por aquellas mujeres, como botón de muestra mencionaré que dentro de las joyas de la Ciudad de México se encuentra el Paseo de la Reforma originalmente conocido como Paseo de la Emperatriz, obra promovida por la esposa de Maximiliano I, Carlota para tener una vía de acceso que comunicara más rápidamente la sede del Gobierno con el Castillo de Chapultepec residencia de los monarcas y que hoy es la avenida más histórica ; quedan por igual como un fiel testigo de toda la Guerra de Reforma la correspondencia de Miguel Miramón con su esposa Concepción Lombardo que se han publicado en distintos medios impresos y narra el pensamiento del lado conservador de esa época; ambos Maximiliano y Miramón murieron el mismo día fusilados en el Cerro de las Campanas.

Además de Carlota lo más cercano que ha tenido la mujer en lo referente a Gobierno en México ha sido obtener la gubernatura de un Estado la cual se dio por primera vez en 1979  con Griselda Álvarez Ponce de León en Colima (1979/1985) después de ella seis mujeres más lo han conseguido; Beatriz Paredes Rangel, Dulce María Sauri Riancho, Ivonne Ortega Pacheco, Rosario Robles Berlanga, Amalia García Medina y Claudia Pavlovich, siendo así Colima, Sonora, Zacatecas, Tlaxcala, Ciudad de México y Yucatán los Estados que han tenido Gobernadora mujer.

Andrés Manuel López Obrador llegará al poder después de haber participado en tres contiendas electorales donde la tercera fue la vencida número que para algunos puede ser excesiva, pero el record indudablemente es en nuestra Historia para el buen Don Nicolás Zúñiga y Miranda que ha sido conocido como el “Candidato Perpetuo” notable zacatecano nacido en el último cuarto del siglo XIX de profesión inventor (llego a crear un detector de sismos), quién en 1892 se postuló como candidato  Presidencial en contra ¿de quién creen?, Sí, en contra de Porfirio Díaz lógicamente perdió y se llamó robado, acusó fraude y se autoimpuso el título de “Presidente legítimo”, volvió a competir en 1896 y volvió a generar disturbios, fue apresado por un tiempo, y así no cejó en su intento volviéndose a postularse ininterrumpidamente contra Díaz en 1900, 1904, y 1910, ya se había convertido en un pintoresco personaje que ya no era molestado un símbolo hilarante de la democracia de aquellos años, siempre vestido de levita, con bastón, monóculo y sombrero de copa era invitado a eventos, ceremonias privadas, inauguraciones presentándose como Presidente, después de la caída de Díaz volvió a competir en 1917, 1920 y 1924 ya prácticamente mal de sus facultades mentales y en plena pobreza murió en 1925.

López Obrador egresado de la UNAM de la carrera de Ciencias Políticas y Administración Pública al tomar protesta como Presidente se unirá a aquellos mandatarios que proceden de esta Casa de Estudios con título de Administración. En nuestra Historia predominan los Presidentes militares con 56, le siguen los Abogados con 26 y de ahí una serie donde encontramos: 2 Médicos, 5 Empresarios o comerciantes, 2 Contadores, 3 Economistas, 1 Topógrafo y un Maestro este último fue Plutarco Elías Calles que dejó las aulas para unirse a la Revolución, aquél que al terminar su mandato en 1928 extendió su poder político por seis años más en lo que se conoció como el Maximato (1928/1934) de donde es aquella frase de “Aquí vive el Presidente pero el que manda vive enfrente” situación que ya no pudo proseguir al llegar al poder el General Lázaro Cárdenas quién no solo limitó el poder de Calles sino que lo mandó al exilio.

Por cierto un caso singular de un expresidente es el del General Adolfo de la Huerta (junio a noviembre de 1920) que después de haber salido del país en 1924 a consecuencia de su rebelión llamada delahuertista, encontrándose en condiciones económicas muy difíciles abrió junto con su esposa Clara Oriol una escuela de canto cerca de Hollywood (recordemos que De la Huerta era un excelente cantante de ópera) lo que les permitió tener una vida digna allá en Estados Unidos; por cierto Carlos Salinas de Gortari antes de ser Presidente practicaba equitación y participó con el equipo que ganó medalla de plata en los Juegos Centroamericanos de Cali Colombia en 1971, ese mismo Presidente que al salir de su mandato llevó a cabo una huelga de hambre y se le ha considerado como la mano que mece la cuna, pero esa, esa será otra historia.