Los jueces le marcan mal a Chivas: Vergara

Vergara acusa que debido a la crítica de los medios, los jueces no marcan objetivamente al Guadalajara

Lo que es chipotudo no es parejo , percibe el empresario Jorge Vergara en torno del trato que reciben de los llamados hombres de negro. “Y lo malo del arbitraje es que no es parejo”, reitera, convencido de que hoy, los nazarenos le pitan a Chivas bajo presión.

publicidad
Publicidad

“Repito mil veces que hay errores humanos, pero siento que en este momento entran con Chivas presionados por la prensa y no se quieren ver como culpables de ayudar a Chivas, y nos están perjudicando”, asegura.

De entrada, evalúa la actuación del domingo, contra Veracruz. “Tristemente, a pesar de lo que muchos dicen, de que el arbitraje nos ayuda, ayer se demostró que nada más nos perjudica”, acentúa firme. “Se le fue [a Roberto García Orozco]. El error fue muy grave, era un gol legítimo y expulsó a Chepo por una reclamada”, resume.

“Y ves partidos, el señor [Tomás] Boy reclama permanentemente y no lo expulsan. Lo malo del arbitraje es que no es parejo”, insiste el presidente rojiblanco. “Ya van dos partidos que nos han acribillado. El anterior que perdimos, por un error arbitral, y ahora que dejamos de ganar por un error arbitral. Creo que está clarísimo”, añade.

Enseguida reprocha maltrato a la crítica. “Primero decían que nos ayudaban, sin sustento, que si había cochupo con los árbitros, y ahora nadie dijo esta boca es mía, nos equivocamos”.

Ejemplifica… el domingo expulsan a “Chepo” por un exabrupto de una jugada y tu ves el partido del Querétaro, la cantidad de reclamaciones de parte del entrenador, de “Sinha”, de Sosa, en el partido del Querétaro. Se la pasaron reclamando y nadie dijo esta tarjeta es tuya.  “Chepo” se enoja porque le marcó un poquito mal una jugada y no hizo gran cosa más que aspavientos y la canción, y va y lo expulsa”, reprocha.

Sin embargo, está decidido a no levantar la mano para reclamar. “No hay mucho qué hacer. La verdad de las cosas, ¿qué haces? Los árbitros son iguales y pedirles que no se dejen influir por lo que dicen los medios y la presión que existe y que piten lo mejor posible”.

El reciente empate y la proximidad del duelo contra el líder Cruz Azul, no inquieta al empresario, quien atreve el pronóstico. “Lo veo con muchas posibilidades de ganarle, porque han anotado cinco goles, dos de penalti. Creo que tenemos una buena defensa. Lo más sólido de Chivas es la defensa y la contención. Tenemos que mejorar la delantera considerablemente, hacerla efectiva, pero talento tenemos y siento que va a ser un gran partido y vamos a salir a ganar”, atreve el empresario rojiblanco.

No ocurrirá. “Yo no vivo el descenso”, asegura. “Ustedes lo viven, no yo”, precisa, mientras se esfuerza por evitar el escenario. “Para qué estoy futureando algo que no va a suceder”, insiste. “Nada en esta vida es imposible, pero cuando suceda, lo pensaré. Ahorita estoy pensando en ser campeones”.

¿El descenso, borrado?

“Claro, porque a final de cuentas, a lo que le tiramos es ser campeones y no solamente defendernos para no descender”, argumenta.

Enseguida contradice las encuestas, que sitúan al América por encima de Chivas. “La última que hicimos, hace tres o cuatro meses, estábamos arriba del América. Sale una encuesta hace una semana en la que estamos 10 puntos abajo del América. Están como los políticos. De la noche a la mañana se murieron 10 millones de aficionados. ¡Por Dios!”, ironiza. “Si haces una encuesta entre puros americanistas, te va a salir muy por arriba”.

En cambio, “nosotros tenemos 37 millones de aficionados, 27 en México, 10 en Estados Unidos y por ahí medio millón en Sudamérica, gracias a la Libertadores. Estamos tranquilos, vamos muy bien, la afición crece”, festeja.

Eso sí, niega que al América se le pueda considerar un Ferrari. “Nada más porque gana un partido 5-0. Sufrió bastante en los últimos cuatro partidos, así que no lo veo como Ferrari”, ataja, aunque “claro que nos dolió [que les quitaran el trono del equipo más ganador]. Sin embargo, que disfruten. Duraron 35 años para podernos superar y no les va a durar, porque vamos a ser campeones”, vaticina.

Vergara no se siente culpable del mal momento Chiva. Es una responsabilidad compartida. “En México, nos encanta perseguir el éxito de oficio y hay mucha gente que sueña con que yo fracase. Tienen que buscar un culpable”. Compara. “Ves lo de Ayotzinapa y resulta que era el PRD y el gobernador de Guerrero, y el culpable resultó ser Peña Nieto, el presidente, quien ni vela en el entierro tuvo. En este país, nos encanta ponerle la culpa a quien más ganas tenemos de que fracase… Tengo mi parte de responsabilidad, porque los avalé [a los técnicos], pero ellos [las directivas pasadas] eran los responsables, por eso ya no están en Chivas”, concluye.

Publicidad