Luis Miguel cayó en depresión y se refugia en el alcohol

Luis Miguel  ha sido considerado por muchos, el cantante más importante que ha dado México en los últimos 30 años; cuenta con más de 150 millones de discos vendidos alrededor del mundo y ha sostenido con elegancia los apodos de ‘El Sol’ y ‘El Rey’.

No obstante, el pasado 7 de febrero, la impecable carrera de Micky se vio empañada tras cancelar un concierto en el Coliseo de Mérida, Yucatán, sin dar alguna explicación. Ante la molestia de los más de 8 mil asistentes, un directivo del lugar tomó un micrófono y reveló los motivos por los que el intérprete no se presentó: ‘’El artista Luis Miguel simple y sencillamente se metió a su cuarto, pidió botellas de alcohol y está emborrachándose y drogándose, por eso es que no se presentó y esa es la verdad. No sabemos si va a venir, no ha tenido ni la decencia de cancelar’’.

publicidad
Publicidad

Posteriormente, en una conferencia de prensa, el representante del Coliseo Yucatán se retractó de las declaraciones.

Luis Miguel ha estado acostumbrado al éxito toda su vida. Sus discos de boleros fueron los que lo colocaron en los cuernos de la luna. Sus álbumes de baladas eran aclamados; incluso hasta se atrevió a grabar ranchero, con una gran aceptación del público. Sin embargo, poco a poco el cantante ha ido perdiendo frescura y originalidad. Se estancó en su vieja fórmula y sus discos han dejado de ser novedosos y atractivos. Sus últimos CD’s Cómplices y Labios de miel, pasaron sin pena ni gloria, algo muy doloroso para el ego del intérprete.

Es de sobra conocido que Luismi es una estrella solitaria; él mismo, o la gente que lo manejaba, lo han hecho así. Se alejó de la prensa, rara vez concede entrevistas, y casi nunca asiste a ceremonias de premiación.

Actualmente su carrera está en manos de Daniel González Hartman, un joven de 30 años que no tiene ninguna experiencia en la música y, a decir de muchos de los que están cerca de Luismi, no es una persona fiable.

La vida de rey que se ha podido dar, gracias a los frutos de su trabajo, en combinación con los excesos en los que ha caído, ya empezaron a pasarle factura y desde hace unos años a la fecha luce muy deteriorado físicamente, tanto, que en las redes sociales se han dado vuelo burlándose de su aspecto con los famosos ‘memes’; que si engordó, que si se está quedando calvo, que si está muy arrugado, que si su bronceado está exagerado, que si esto o lo otro, golpeando su orgullo una y otra vez.

Lo único cierto es que ‘El Sol’ ha ido perdiendo su brillo y no parece que vaya a recobrar su fuerza, a menos que logre alejarse de la gente tóxica que lo rodea y salir de la depresión que lo ha llevado a encontrar consuelo en el alcohol.

La soledad, la desconfianza y la apatía por vivir, es el precio que Luis Miguel está pagando por una vida que, tal vez, ni siquiera deseaba. Se espera que a mediados de este año resurja con fuerza con un nuevo disco de boleros y entonces sí, ‘El Sol’ vuelva a brillar en todo su esplendor.

Publicidad