Madre reporta que su hija está desaparecida; hace 14 años se la quitaron

“He vendido dulces, ropa, nopales, he arriesgado mi vida, mi pellejo día y noche por mi hija y al precio de mi hija estoy dispuesta a llevarme a quien sea necesario”, expresó

Hilda María Madera Báez, originaria de Santiago Ixcuintla, con residencia en la ciudad de Tepic, explicó que hace cerca de catorce años le fue arrebatada su hija sin que hasta el momento se le dé respuesta por parte de las autoridades respecto de dicha desaparición, con la voz entre cortada y visiblemente alterada y afectada por el recuerdo, al borde de los gritos comentó:

publicidad
Publicidad

“No sé si mi hija esté muerta o viva, me la arrebataron, mi única hija se llama Esmeralda Monserrat, puse la denuncia en ministerio público, hablé con el meramente procurador de justicia y hasta ahorita no me dan respuesta”.

Recordó que fue un 25 de agosto fecha en que además de dolorosa, es inolvidable debido a que ella estaba en misa en memoria de los náufragos, fue este día en que dejó de tener razón de su hija.

“He vendido dulces, ropa, nopales, he arriesgado mi vida, mi pellejo día y noche por mi hija y al precio de mi hija estoy dispuesta a llevarme a quien sea necesario, por mi hija lo hago todo y lo he demostrado”, expresó la madre en estado de desesperación ante la ausencia de su ser más preciado, además de afirmar “me hice perra, y perra voy a morir”.

Hilda María además confesó que ha sido presa en dos ocasiones, debido a que dentro de sus actos de desesperación e ira, de manera arrebatada ha actuado en contra de personas que ella cree culpables de la desaparición de su hija Esmeralda, con ella carga un morral en donde porta los documentos de la denuncia que levantó en torno al caso, esperando que algún día pueda saber qué fue lo que sucedió.

Publicidad