Marco Carrillo, su visión del Fútbol

Jugador, impulsor y promotor del balompié amateur

¿Cuántos años tendrá este señor practicando y fomentando este deporte llamado Fútbol? Muchos, en la actualidad participa en la categoría Diamante “A” con su cuadro Prepa 1, y como siempre se esmera en tener un equipo competitivo y cuya fuerza motriz sea la amistad y el buen balompié, esta es la plática:

Publicidad

MA: Licenciado, sufrido triunfo hoy que enfrentaron a Provincia.

Carrillo: “Como te le he expresado en otras ocasiones Mario, este es un ritual, y, el terreno es una penitencia, por lo tanto estamos sujetos a cumplir la manda, lo más importante ha sido que no hubo lesionados, que somos amigos, pero lo que más disfruto es la victoria y la de hoy fue una muy sufrida”.

MA: En los primeros minutos fue expulsado un jugador de Prepa 1.

Carrillo: “Obviamente que eso es parte del fútbol, pero cuando tenemos un rival digno como el de esta día, te sacan de tus casillas y le tocó a un jugador, trato de darle vuelta a la hoja y aquí lo importante es que ganamos”.

MA: Algo fundamental, ese beneficio de practicar deporte y tu tenacidad de tener un equipo para eso y lo has hecho durante mucho tiempo.

Carrillo: “Mira, el beneficio a estas alturas del partido es extraordinario y un tanque de oxígeno, espero el domingo para llenarme los pulmones de ese oxígeno que no venden ni en Oxxo ni en ley, de verdad que seguiré hasta que Dios me permita estar practicando la pasión, el Fútbol”.

MA: Fútbol que parece ser una simple palabra, pero que te da algo especial.

Carrillo: “Lo que dije, es una religión que he practicado en vida 52 años, a los 8 años mi padre, que Dios lo tenga en los cielos, junto con mis hermanos formó un equipo, de parvulitos que se llamaba “Restaurant California”, jugábamos con balón de voleibol y tenis, eran canchas pequeñas y tengo recuerdos que a punto de rodar lágrimas por la nostalgia que me causa, y esa religión que mi padre nos impuso la sigo practicando y creo que pediré que cuando me entierren sea con los zapatos de fútbol puestos”.