Mario Gómez Galvarriato, destacado empresario, nayarita del centenario

Uno de los personajes nayaritas destacados del centenario es el ingeniero Héctor Mario Gómez Galvarriato, nacido en Tecuala hace 80 años, eso es, en 1937. Es un ingeniero químico, inventor, catedrático y empresario mexicano. Cuenta con cinco patentes tecnológicas, ha desarrollado recubrimientos e impermeabilizantes para la industria de la construcción, así como un aditivo que permite incrementar un 20% la resistencia del cemento.

Realizó su licenciatura en la Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas (ESIQIE) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en donde obtuvo su título como ingeniero químico industrial. Cursó un diplomado en administración de negocios el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE).

Publicidad

Ha impartido diversos cursos y conferencias en el Instituto Politécnico Nacional, en la Universidad Nacional Autónoma de México, en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas, en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), en la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) y en diversas empresas.

Sus principales aportes para la industria de la construcción han sido recubrimientos e impermeabilizantes, resinas sintéticas estirenatilínicas, epóxicas y poliuretano para refinar asfalto. Por otra parte, desarrolló un aditivo que permite incrementar en un 20% la resistencia del cemento el cual fue adoptado por la empresa Cementos Mexicanos (CEMEX).

Fundador y director de Imperquimia hacer 50 años

En 1967, Gómez Galvarriato fundó la empresa “Imperquimia”, y además de contar con cinco patentes tecnológicas fabrica más de 200 productos para el sector de la construcción y mantenimiento de edificios. Es miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República.

Ha recibido numerosos reconocimientos y premios como el de Ciencias, Tecnología y Diseño de la Secretaría de Educación Pública en 2004.

Discurso y filosofía de trabajo

Al escribir un artículo titulado “La tecnología al servicio del desarrollo”, que reproduce el periódico nacional “Crónica”, el exitoso empresario y profesionista nayarita Mario Gómez Galvarriato, además de hacer un resumen de la ciencia mundial de su tiempo, y de mostrar una cultura científica de gran calado, culmina su escrito con una especie de Decálogo de Trabajo, que nos debe interesar y vale la pena conocerlo:

“Con mi experiencia personal en el desarrollo tecnológico de casi 200 productos, mostraré algunas conclusiones útiles que podrán servir a aquellos interesados en incursionar en el campo de la invención, investigación y desarrollo tecnológico:

1.- La preparación académica especializada facilita la investigación tecnológica.

2.- Se pueden iniciar investigaciones exitosas sin tener suficiente preparación previa en el tema, con la condición de prepararse sobre la marcha.

3.- Frecuentemente el azar juega un papel importante; hay que estar atento.

4.- No necesariamente se requiere desarrollar la tecnología de un producto o servicio completamente nuevo, a veces basta con perfeccionarlo para lograr el éxito.

5.- Conviene especializarse en ramos determinados.

6.- Lo más importante de todo es que el producto o servicio a desarrollar sea vendible y cobrable.

7.- Recuerde la frase “la invención requiere segundos de inspiración y años de transpiración”; no se dé por vencido.

8.- Es mejor que el investigador tenga una preparación multidisciplinaria, para que simultáneamente al avance del desarrollo vaya considerando los detalles de la maquinaria para su fabricación, los mercados a que concurrirá, la organización que requerirá, el financiamiento necesario, etcétera.

9.- Acuda a todas las fuentes de información a su alcance sobre el tema: libros y revistas especializadas, información publicada por la competencia, ferias y exposiciones nacionales e internacionales, asesores técnicos, patentes vencidas, expertos especialistas, proveedores de materias primas y de equipo de fabricación, cursos especializados internacionales, internet, etcétera.

10.- Esté seguro que el producto o servicio de su invención tiene ventajas competitivas reales (calidad, precio y, preferentemente, alguna mejora tecnológica), no pierda tiempo desarrollando “lo mismo”, el agua tibia y el hilo negro ya son un mercado muy maduro que difícilmente deja utilidades; recuerde que las utilidades son el verdadero motor del progreso.

Ahora sólo falta que usted localice su “ventana de oportunidad” ¡y se lance tras ella!

Certificación leed

En México existen 139 emprendimientos LEEDâ certificados y 460 registrados, algunos de los edificios más innovadores y revolucionarios de toda la región, como el Edificio Corporativo de Grupo Imperquimia®, firma mexicana líder en productos para el mercado de la construcción sustentable, el más recientemente certificado con LEEDâ  Platino en el país.

Al respecto, y durante la develación de la placa en el corporativo del grupo, el Ing. Héctor Mario Gómez Galvarriato, Presidente y Fundador de Grupo Imperquimia® indicó: “Nos sentimos orgullosos de este logro y reconocimiento. Es de destacar que nuestro edificio ha sido certificado con el más alto nivel del sistema LEEDâ en el mundo, y somos precursores entre las empresas mexicanas en alcanzar este reconocimiento. Hoy en día México juega un papel clave para el movimiento de construcción ecológica en América Latina.”