México fue penalizado por declinar

México deberá pagar cinco millones de dólares adicionales a los 9.5 que ya entregó a FINA, luego de que se oficializara la declinación del Mundial de Natación por falta de recursos.

La Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) oficializó ayer por la mañana la decisión, que ya se venía gestando desde el mes pasado ante la falta de garantías por no contar con los 100 millones de dólares que costaba la organización del evento.

Publicidad

“De acuerdo con el contrato firmado con la FINA en el 2011, nuestro país deberá pagar 5 millones de dólares por penalización y para no ser sancionado por parte de dicho organismo”, dio a conocer la Conade.

La explicación de Conade fue la misma que su director general, Jesús Mena, dio en entrevista con Excélsior el 3 de febrero: los recortes presupuestales ordenados por la Secretaría de Hacienda hacen inviable la realización del evento.

En los últimos días, Mena había buscado la manera de mantener la sede para México porque perderla significa también que se pone en riesgo su posición como miembro del Consejo Directivo de la FINA.

Sin embargo, el estado de Jalisco se negó a cumplir el compromiso de poner el 50 por ciento de los fondos para la organización del evento y el gobierno federal no tuvo los recursos para financiar el Mundial.

El evento fue asigando a México a mediados de 2011, y desde entonces poco se avanzó en la planeación del mismo. Ni el gobierno de Jalisco ni la Federación Mexicana de Natación (FMN) que encabeza Kiril Todorov fueron capaces de obtener recursos privados que ahora hubieran aligerado la carga económica del gobierno federal.

El entorno se complicó porque Mena y Todorov, aliados cuando el exclavadista asumió las riendas de Conade a finales de 2012, se distanciaron en los últimos meses, incluso Mena favoreció el ingreso de Grupo Pegaso para liderar la comercialización del evento y eso distanció a la Conade de la FMN.

Pegaso incluso viajó a Rusia para conocer los detalles de la organización del Mundial de Kazán, que se realizará este año.

Tras el anuncio de Conade, tanto la FMN como el Code Jalisco, que encabeza André Marx, lamentaron la declinación.

Marx precisó que la decisión fue del gobierno federal, pero no hizo mención de la negativa de Jalisco por aportar recursos ni de su declaración, de hace tres semanas de que “el mundial no ha estado, no está ni estará en riesgo”.

A nivel deportivo, la clavadista Paola Espinosa lamentó la decisión.

En 2011 se dijo que México trabajaría de manera ordenada y seria en todos sus deportes acuáticos, teniendo a los mejores técnicos del mundo en cada disciplina para coordinar los esfuerzos y que el Mundial 2017 fuera el lanzamiento de una nueva etapa para México.

Al día de hoy, ninguno de los deportes tiene esos técnicos de clase mundial que prometió la FMN. Ni Salvador Sobrino en clavados ni Ana Tarrés de tiempo completo en nado sincronizado ni un proyecto nacional que catapulte la natación.