“Millennials” se niegan a ser independientes

Un censo reveló que en la actualidad es más común que los estadunidenses entre 18 y 34 años aún vivan con sus padres

Casi una tercera parte de los llamados “millennials” viven con sus padres, ligeramente más que quienes viven con un cónyuge o compañero. Es la primera vez que eso sucede desde que se comenzó a documentar el modo de vida de los jóvenEs en 1880.

Publicidad

Contrario a lo que sucedía en años anteriores, vivir con los padres es ahora el arreglo más común para aquellos entre 18 y 34 años, dice un análisis de datos del Pew Research Center.

El resto de los adultos jóvenes viven solos, con otros familiares, en dormitorios universitarios, con compañeros de piso o bajo otras circunstancias.

El marcado cambio refleja una larga declinación en matrimonios, amplificada por los problemas económicos de la Gran Recesión. La tendencia ha sido evidente entre estadunidenses sin título universitario.

Puede además ser un factor contribuyente en el lento crecimiento de la economía estadunidense, que depende grandemente del gasto del consumidor. Con más jóvenes viviendo con sus padres en lugar de por su propia cuenta, menos personas necesitan comprar electrodomésticos, muebles y suscripciones de televisión por cable.

Apenas en  2000, casi 43% de las personas entre 18 y 34 años estaba casado o vivía con un compañero. Para 2014 la proporción era apenas 31.6%.

En el 2001, solamente 23% de los jóvenes adultos vivía con sus padres. En 2014 la cifra alcanzó 32.1%.

La proporción de jóvenes adultos que viven ahora con sus padres es similar a las proporciones prevalecientes desde 1880 hasta la década de 1940, cuando la cifra alcanzó su pico, concluyó Pew. Pero en esas décadas, el arreglo más común para jóvenes adultos era vivir con un cónyuge.

“Simplemente tenemos más solteros”, dijo Richard Fry, autor principal del reporte del Pew Research Center.

La mujer en Estados Unidos ahora se casa a los 27.1 años, mientras que el hombre lo hace a los 29.2 años, señaló el censo. En 1956, las edades eran 20.1 para mujeres y 22.5 para hombres.

Otros factores que contribuyen a esa tendencia son el aumento de los alquileres de departamentos, la creciente deuda estudiantil y más tiempo en la universidad.

“Ellos se están concentrando más en la escuela, carreras y sus trabajos y menos en formar nuevas familias”, dijo Fry.