Monumento de gloria

Véritas Liberabit Vos

Era la madrugada del 28 de julio de 1957 cuando los habitantes de la ciudad de México fueron despertados por un fuerte sismo cuyo epicentro eran las costas de Guerrero y que en la escala de Richter señalaba 7.9 grados, la sorpresa, el pánico, las tinieblas que vinieron consigo al movimiento telúrico no dejaron ver parte de las consecuencias del mismo, horas más tardes las luces del amanecer dieron cuenta de un hecho impactante el símbolo máximo de nuestra Independencia la victoria alada que campeaba orgullosa allá en lo alto de su columna, yacía  tristemente en el suelo de la glorieta de Paseo de la Reforma mutilada por el impacto de la caída.

publicidad
Publicidad

La noticia trascendía a la par del dolor por 59 víctimas mortales, la caída del ícono nacional golpeaba el sentir y el ánimo de los mexicanos, y es que como corresponde a su esencia un monumento es toda obra arquitectónica con algún valor artístico, histórico o social para el grupo o lugar donde se erigió, su raíz etimológica proviene de la palabra latina que significa “recuerdo” y en este caso nuestra columna de la Independencia es el monumento más significativo y completo que aglutina y preserva el recuerdo de todos aquellos héroes que nos dieron Patria y de los cuales hemos hecho recuento en artículos anteriores, es el símbolo más emblemático y representativo de nuestra ciudad capital, orgullo de la gesta independentista y lugar clásico de festejos y manifestaciones nacionales.

Este es el culmen de once años de lucha por lograr la Independencia y que cien años después en los festejos del centenario de la misma el Presidente de la República General Porfirio Díaz (quién había puesto la primera piedra en 1902) inauguro un 16 de septiembre de 1910 como postrer recuerdo y veneración para aquellos hombres gloriosos; mas sin embargo así como fue impactante la caída de su estatua en 1957 y que duro un año la reconstrucción y su reforzamiento, así mismo es interesante conocer que aunque coloquialmente se le conoce a este monumento como El Ángel de la Independencia ¿sabía usted que este no es propiamente un ángel? ¿Que después de muchos intentos el autor del proyecto final fue orgullosamente un nayarita?, ¿Qué en Tepic tenemos una réplica de esa estatua pero que le falta un ala?

Efectivamente el proyecto final quedo a cargo del nayarita Antonio Rivas Mercado, quien junto con el Ingeniero Roberto Gayol dirigió la obra que consta de una columna de treinta y seis metros de altura que en lo alto sostiene una estatua que representa a Niké Diosa griega de la Victoria o también conocida como Victoria Alada, que la podemos encontrar ente otras representaciones en la célebre escultura de la Victoria de Samotracia que se encuentra en el museo de Louvre en París.

Nuestra Victoria fue obra del escultor italiano Enrique Alciati hecha de bronce recubierta en oro de casi siete metros de altura y más de siete toneladas de peso, en su mano derecha lleva una corona de laurel símbolo de la victoria y en su otra mano unas cadenas rotas que significan nuestra libertad. Cabe mencionar que a diferencia de otros célebres monumentos como es la Estatua de la Libertad en los Estados Unidos, nuestro “Ángel” no fue donado por ningún país su construcción fue costeada peso a peso por el gobierno de Díaz.

Este orgullo nacional alimenta el patriotismo y el amor por México, cada parte del mismo tiene un enorme significado, así podemos ver que en su base en cada vértice aparecen las figuras en bronce ilustrando a La Ley, La Justicia, La Guerra y La Paz, hay una placa de mármol con la leyenda “La Nación a los Héroes de la Independencia”, un león gigante conducido por un niño simbolizan lo fuerte de la guerra y lo dócil de la paz y en su base las estatuas de mármol de Carrará con los bustos de Hidalgo, Morelos, Vicente Guerrero, Nicolás Bravo y Francisco Javier Mina así como dos figuras femeninas referentes a La Historia y La Patria.

En el año de 1925 fueron llevados ahí los restos de catorce próceres de la Independencia con lo que también se le dio la categoría de mausoleo siendo Leona Vicario la única mujer que reposa ahí ya que Josefa Ortiz de Domínguez permaneció en Querétaro, igualmente en 1929 el Presidente Emilio Portes Gil emitió el decreto para que una lámpara votiva permanezca siempre encendida en honor de los héroes de la Independencia.

Hermoso complejo que resistió incólume el terremoto de 1985 prueba leal de su magnificencia y que nos legara el genio del Arquitecto Rivas Mercado de quien se conoce también por su talentosa hija Antonieta quien fuera una gran promotora de la cultura mexicana en Europa pero que en la flor de su vida a los 31 años de edad se suicidó en el interior de la Catedral de Notre Dame en París.

La independencia de México y la lucha de sus héroes queda así honrada en este ícono nacional que como lo menciona marcialmente una estrofa de nuestro Himno Nacional “Y tus templos palacios y torres, se derrumben con horrido estruendo, y sus ruinas existan diciendo: De mil héroes la Patria aquí fue…”

Por cierto nuestro Himno Nacional tenía una estrofa la número IV dedada al General Antonio López de Santa Anna y la número VII dedicada a Iturbide pero fueron eliminadas, pero esto, esto será otra Historia…

Publicidad