Nayarit entre alarmas y realidad

Con Visión Ciudadana

Evidentemente para cualquiera de nosotros el tema de la seguridad es sumamente sensible y delicado, nuestra historia reciente y no tan reciente nos dejó susceptibles a los embates del crimen organizado, y aun cuando la situación desde mi perspectiva no es aún equiparable al clima que vivimos a inicios del sexenio pasado, no queda la menor duda que la seguridad o mejor dicho la inseguridad nos lastima en sobremanera, ver personas armadas o sospechosas, escuchar disparos de arma de fuego, conocer de ejecutados o desapariciones, son temas que evidentemente lastimarán nuestra tranquilidad y claro está la imagen que tenemos de la realidad.

Publicidad

Dicho lo anterior, me parece más que pertinente analizar con mayor detenimiento y sobre todo poner en perspectiva cuál es, más allá de nuestra percepción, la situación real, esto pues los datos y cifras que han trascendido en los medios de comunicación, tenemos uno de los porcentajes más altos de asesinatos por cada 100 mil habitantes, cifra que nos ubica como una de las ciudades más violentas del mundo, una situación que sin duda llama la atención pues estamos hablando de literalmente de todo el planeta, pero de ahí a decir con total certeza y sin cuestionar ni por un momento, que somos la ciudad o el estado más violentos de todo el país, me parece algo un poco desproporcionado.

Para quienes vimos muy de cerca el azote del crimen hace poco más de 6 años, esta etapa de transición y de un delicado proceso para recobrar la paz, dista mucho de lo que ya se vivió en el tema, pueden ser muchas las variables que lleven a esta cifra, no creo que sería difícil que en muchos otros lugares del mundo se maquillen las cifras y se reduzca el número para no alarmar a los ciudadanos, dentro del actual gobierno tanto el Fiscal General del Estado, Petronilo Díaz Ponce, como el Secretario de Seguridad Pública, Javier Herrera Valles, han sido muy francos y en ningún momento han tratado de reducir o esconder el tema, de ahí que las cifras sean crudas pero reales a final de cuentas, algo que en muchas otras latitudes dudo mucho que puedan afirmar, por otro lado, haciendo memoria si estas cifras son el reflejo de la realidad actual, da para pensar que antes el numero era mucho mayor, los pozoles, colgados y demás actos de violencia que vivimos antes, estaban acompañados de una violencia flagrante y rampante pero en fin, el tema es el hoy.

Y hoy, como bien han dicho en múltiples ocasiones tanto autoridades municipales como estatales, el problema es imposible de arreglar con una pincelada, es necesario atacarlo desde todos los frentes, al respecto el Secretario de Seguridad Pública, Javier Herrera Valles, ha sido muy acertado en su tono moderado pero optimista y las acciones creo yo han sido más que efectivas, pues si bien la violencia es notoria, no es del todo fulminante como podría serlo en un periodo de transición como el que vivimos, así las cosas, es momento de cuidarse, de valorar la situación y dejar que las autoridades hagan su trabajo, paciencia y análisis son claves, dejarse influenciar por los datos fríos sin un contexto mayor, no es para nada bueno.