Novato estadounidense sorprende al ganar IndyCar

Alexander Rossi salió victorioso en las 500 millas de Indianapolis tras imponerse al colombiano Carlos Muñoz

Alexander Rossi se impuso el domingo en la edición centenario de las 500 Millas de Indianapolis.
El novato estadounidense administró mejor su combustible, mientras que los líderes tuvieron que hacer altos para recibir reabastecimiento en las últimas vueltas, dándole al equipo Andretti Herta Autosport una notable victoria.

Publicidad

Uno de los que pagó caro la estrategia de combustible fue el colombiano Carlos Muñoz, cuyo repostaje cuando quedaban cuatro vueltas por completar la carrera le costó el primer lugar. Muñoz pasó uno cuantos segundos en los pits, e infructuosamente intentó darle alcance a Rossi en lo restante de competencia.

“No tengo las más mínima idea de cómo he podido salir ganador”, dijo Rossi.
Muñoz debió conformarse con el segundo lugar, seguido por Josef Newgarden, Tony Kanaan y Charlie Kimball.

El californiano Rossi es novato en la IndyCar y volvió a Estados Unidos luego de no poder conseguir un lugar estable en la Fórmula Uno. Es el noveno novato en ganar las 500 Millas y el primero en conseguirlo desde el brasileño Helio Castroneves en 2001.

“Aprecio el hecho de que en un momento de la carrera estuvimos en el sitio 33”, dijo Rossi. “Apostamos y ganamos, y eso fue lo que posibilitó esta victoria. Es algo increíble. No tengo duda de que me cambiará la vida”.

Aunque es un piloto sustituto en el equipo Manor Racing de F1, Rossi volvió este año a su país para conducir para Bryan Herta en una sociedad con Andretti Autosport. Herta fue el propietario ganador en 2011 con Dan Wheldon como piloto.

Más noticias

Deportan a estadounidense a México por ser ‘morenito’

Un hombre fue deportado de los Estados Unidos a México por ser “morenito”. Se trata de Carlos José Montoya, estadounidense y cuya familia pidió al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) su repatriación y una investigación federal al considerar que “hubo discriminación racial”.

“Me dijeron que yo no era yo, que estaba usando documentos falsos y que yo era un impostor”, relató Montoya a una agencia de noticias, vía telefónica, desde el estado de Nayarit. Montoya, de 36 años, no pudo ingresar desde México a Estados Unidos el pasado 1 de marzo por el puesto de control fronterizo de San Ysidro, en California.

Publicidad

“Yo les presenté el acta de nacimiento, mi identificación de California y mi tarjeta de Seguro Social y me dijeron que yo era un impostor”, expresó Montoya, quien fue a México a recibir un tratamiento contra la epilepsia.

El abogado denunció que su cliente fue detenido tres días y amenazado por los agentes con penas de prisión. “Con esas amenazas le habrían hecho firmar unos documentos aceptando su deportación y además le habrían dicho que se inventara un nombre para que pudiera salir de prisión”, precisó el jurista Luis Carrillo.

Montoya dijo que se inventó el nombre de José Francisco García y confesó: “así me pusieron en unos papeles que me hicieron firmar, donde dice que no puedo volver a entrar en diez años”.

Carlos José Montoya fue criado en Nayarit y solo estudió algunos años de secundaria en California, por lo que no habla inglés con fluidez.

«Es el caso de muchos inmigrantes, que prefieren criar a sus hijos en México, eso no es un delito», cuestionó Carrillo.

La familia solicitó hoy una investigación al inspector general del DHS, John Roth, y además permitir el ingreso de Montoya a Estados Unidos.

«Este es el primer paso para lograr justicia para este ciudadano que fue discriminado y víctima de un perfil racial», reiteró Carrillo.

Angélica De Cima, portavoz de la Patrulla Fronteriza, dijo que no puede discutir casos individuales, pero que todo ciudadano estadounidense debe presentar un pasaporte válido al entrar al país.

«Él nunca ha tramitado el pasaporte, yo tampoco lo tengo y siempre ingreso al país con mi acta de nacimiento», se quejó Aida Montoya.

 

 

 

Estadunidense fue mutilado por sus amigos: Veytia

El Fiscal General de Nayarit, Edgar Veytia informó que el estadunidense atacado y mutilado -en el municipio de San Blas el pasado 28 de enero- fue victima ni más ni menos que de sus propios amigos; y la agresión se debió a que no quiso compartir droga con ellos.

“Ese incidente es de una persona que tiene radicando más de 15 años. Salió positivo a mariguana, salió positivo a metanfetaminas. Esa persona radica en San Blas y tuvo un incidente con unos amigos del que al parecer no quisieron compartir la droga, y es ahí cuando surge este evento, esta agresión a la amputación de una mano”, informó.

Publicidad

Estas declaraciones fueron hechas por testigos que presenciaron el momento del ataque, sin embargo, el Fiscal General informó que aun se siguen haciendo las averiguaciones y ya se tiene a un detenido.

“No fue un asalto y no fue gente extraña, fue gente que él conocía y estaban tomando y hasta consumiendo algún tipo de estupefaciente. Definitivamente se tienen los testigos para poder avalar lo que se ha dicho”, concluyó el Fiscal General.

Actualmente el originario de Missouri de 67 años de edad y que responde al nombre de Michael Clayton, se encuentra recuperándose en la casa de una familia de Tepic.