Osorio es recibido con insultos en el AICM

El entrenador del Tri llegó a la CDMX donde la afición no lo perdonó y pidió su salida del equipo azteca

Entre insultos y empujones llegó Juan Carlos Osorio a la Ciudad de México, luego de que la Selección Mexicana quedara eliminada de la Copa Oro en la instancia de Semifinales frente a Jamaica.

Publicidad

El estratega Colombiano intentó escapar de los reflectores escondiéndose por una puerta alterna del aeropuerto internacional de la capital del país.

Cuando se aglomeró más gente a la salida del entrenador nacional, la policía lo acompañó pues hubo gente que empezaba a excederse con los insultos hacia el timonel.

Los gritos e insultos que recibió Osorio comenzaron con un unánime «fuera Osorio», a este le siguieron palabras altisonantes como «eres un pendejo» «pinche extranjero», así como la recriminación de las ‘famosas’ rotaciones que hace en cada uno de los partidos de la Selección Mexicana.

Osorio guardó la compostura en todo momento en su trayecto hacia la camioneta de la Federación Mexicana de Futbol que lo aguardó fuera del AICM

Durante su salida Osorio no quiso dar ninguna palabra sobre lo ocurrido, pues prefirió caminar con la cabeza agachada para no caer en las provocaciones de los aficionados que lo insultaron.

Por su parte los seleccionados salieron sin ningún problema, pues al contrario del entrenador, a ellos les pidieron fotografías y autógrafos, siendo Edson Álvarez, jugador del América, el más asediado por la gente que se encontraba en el aeropuerto.

 

«Me dio vergüenza»: Chicharito sobre insultos a Osorio

Vergüenza, coraje y tris- teza fueron los senti- mientos de Javier Her- nández al ver las imágenes de la llegada de Juan Carlos Osorio a México tras la eliminación en la Copa Oro, donde la afición que asistió al Aeropuerto Internacional de la CDMX insultó al estratega colombiano.

Chicharito dedicó una carta al técnico de la Selección Mexicana, donde expresa que «es increíble. Estoy sin palabras al ver el video sobre la llegada del Profe Osorio a México. Me dio vergüenza, me dio coraje y más aún me dio mucha tristeza».