Pancho Flores, algo de un buen portero

Después de jugar en el amateur, dio el salto a la Segunda División profesional

Recordar la labor de alguien dentro del deporte siempre es y será bueno, tuvimos la suerte de coincidir en días pasados en un evento de Reconocimiento a árbitros de antaño con Francisco Flores Marmolejo, que a su vez estaba ahí para recoger en nombre de su hermano Arturo, tal galardón, platicamos.
MA: Pancho, reciben este día un homenaje árbitros nayaritas.
PF: “Es muy satisfactorio, vengo en representación de mi hermano Arturo que aquí estuvo, pero lo llevé a su casa porque no se sentía bien y regresé para llevarle ese presente”.
MA: Jugaste de portero en Comercio y también con los Coras.
PF: “Sí, con los Coras estuve los últimos partidos de la temporada, la 69-70 y los primeros de la 70-71, de Segunda División, de reserva, en la banca, pero el arquitecto Ramón Navarro Quintero me tenía mucha confianza, cuando le dije que me iba a retirar me dijo; No te desesperes, hay buenos planes para ti en la portería”, pero en ese tiempo trabajaba yo fabricando sellos de goma y estaba estudiando, esa fue la razón por la que me retiré de Deportivo Tepic”.
MA: El Fútbol, Francisco, ¿Era más intenso, de más corazón que ahora?
PF: “Sí, siento que en esos tiempos había más entrega, más ímpetu, en el puesto que yo desempeñaba de portero, había jugadas muy comprometidas y había que, como se dice, rajársela, posiblemente por esa razón, destaqué en el amateur”.
MA: ¿Cuál es tu concepto del arbitraje de Arturo Flores?
PF: “¡Caramba!, mi hermano fue como árbitro, muy centrado, él sancionaba 3 o 4 partidos en un domingo, lo hacía con mucho fervor, le encantaba el arbitraje”.

Publicidad