Panista es investigado por muerte del Capo

Mauricio Fernández, es acusado por presuntamente tener nexos con el Cártel de los Beltrán Leyva, pagar cantidades millonarias de dinero por información para su gobierno y por supuestamente ordenar la muerte de un narcotraficante.

Mauricio Fernández Garza ha sido alcalde de San Pedro Garza García en el estado de Nuevo León en dos ocasiones. En las próximas elecciones de 2015, busca ser candidato para contender por tercer vez para ese cargo respaldado por el Partido Acción Nacional (PAN).

publicidad
Publicidad

Fernández Garza, además de ser político y empresario, ha llamado la atención pública debido a que en 2009 fue blanco de una investigación por presuntamente tener vínculos con el grupo del crimen organizado de losBeltrán Leyva.

Según medios locales, la Procuraduría General de la República (PGR) reactivó, en 2014, una averiguación previa en contra del ex alcalde panista no sólo por tener nexos con el crimen organizado sino por pagar a informantes cantidades millonarias de dinero y por presuntamente estar relacionado con el homcidio de un capo y secuestrador.

Testigos protegidos han declarado que durante la gestión de 2009, el ex alcalde Fernández Garza pactó con el Cártel de los Beltrán Leyva para que no hubiesen secuestros ni extorsiones a cambio de 5 millones de pesos.

De acuerdo a información difundida por el periodista Carlos Loret, Fernández Garza pagaba 300 mil pesos mensuales a Alberto Mendoza Contreras, «El Chico Malo», también integrante de los Beltrán Leyva, a cambio de información relevante.

A Mauricio Fernández, también se le acusó de pedir apoyo a los Beltrán Leyva para que el Cártel de Los Zetas no entrara a la entidad y también, de ordenar la muerte de Héctor Mauricio Saldaña Perales, alias «El Negro», quien supuestamente había amenazado de muerte al político.

Los rumores sobre el vínculo con la muerte de ‘El Negro’ fueron fundamentados debido a que Fernández fue uno de los primeros en saber sobre la muerte de éste y la dio a conocer a medios de comunicación durante el evento de su segunda toma de posesión, tres horas antes de que las autoridades encontraran el cadáver del narcotraficante.

Ante las acusaciones por la muerte del criminal, Fernández asegura no tener nada que ver. Por otra parte, reconoce que «El Chico Malo» recibió dinero por otorgar información importante para el gobierno pero aseguró, que él no podía corroborar que éste tuviera nexos o que fuese integrante de un grupo del crimen organizado.

Con información de El Universal

Publicidad