Policía francesa mata a los dos sospechosos del ataque a Charlie Hebdo

Durante un asalto al edificio donde estaban atrincherados en Dammartin-en-Goële, donde también mantenían a un rehén

La policía francesa abatió este viernes a los dos atacantes de ‘Charlie Hebdo’ durante un asalto al edificio donde estaban atrincherados en Dammartin-en-Goële, una zona industrial a 30 kilómetros al nordeste de París.

publicidad
Publicidad

Allí habían tomado un rehén, que fue liberado con vida tras la incursión.

Además, en otra toma de rehenes en el este de París ocurrida al mismo tiempo, varios rehenes fueron liberados del secuestro de un hombre ligado a los agresores de la revista. El sospechoso también murió en un asalto de la policía.

Horas antes, las fuerzas del orden perseguían a los hermanos Chérif y Said Kouachi, sospechosos de la muerte de 12 personas en un ataque al semanario francés ocurrido el miércoles.

Se había producido un tiroteo en una carretera al noreste de la capital, en la zona donde eran buscados intensamente desde el jueves, según fuentes policiales.

Tras varias horas atrincherados, se escucharon disparos y explosiones en Dammartin-en-Goele, al norte de París.

También hubo detonaciones en una tienda al este de la ciudad donde había rehenes tomados por un hombre ligado a los sospechosos.

Los hermanos Chérif y Said Kouachi mantenían a un hombre como rehén, según una declaración del ministro del Interior citada por France Info.

Los dos sospechosos fuertemente armados se desplazaron en un automóvil Peugeot 206 robado unos pocos kilómetros más al norte a una mujer que dijo haberlos reconocido.

Tras el tiroteo, que no dejó víctimas, se produjo la toma de un rehén en la empresa de Dammartin-en-Goële, una localidad de unos 8,500 habitantes a unos 40 km de París, no lejos del aeropuerto Charles De Gaulle, que decidió modificar sus planes de vuelo de sus aviones por cuestiones de seguridad.

Más tarde también se supo que los sospechosos establecieron contacto con la policía vía telefónica y le dijeron que querían morir como mártires, de acuerdo con un miembro del Parlamento francés que habló con el canal iTele.

 

Con información de: CNN

Publicidad